Mujeres afganas se manifestaron en contra del uso obligatorio del Burka

Agustina Mereles Alonso

El uso obligatorio del Burka fue ordenado el sábado pasado por el líder supremo de Afganistán y jefe de los talibanes. A pesar de que los radicales islamitas continúan restringiendo libertades, las mujeres afganas salieron a la calle a manifestarse en contra de la medida.

El Ministerio para la Propagación de la Virtud y la Prevención del Vicio de Afganistán divulgó el pasado sábado la orden de que todas las mujeres deberán utilizar el Burka cuando se encuentren en público. Según informó un vocero del ministerio, aquellos varones «guardianes» de mujeres que incumplan esta normativa, serán reprendidos o convocados por las autoridades; incluso podrían acabar en prisión. A pesar de la dura medida, las mujeres se manifestaron a cara descubierta este martes.

«Tendrán que llevar un chador (un término que también se usa para designar al burka o velo de la cabeza a los pies) porque es tradicional y respetuoso», dice el decreto firmado por Hibatullah Akhundzada y difundido por las autoridades talibanas en un acto en Kabul. «Las mujeres que no sean ni demasiado jóvenes ni demasiado mayores tendrán que cubrir su rostro cuando estén frente a un hombre que no sea miembro de su familia para evitar la provocación». Además, indicaron que es «mejor para ellas que permanezcan en casa», agregó la agencia de noticias AFP.

Los talibanes ya habían impuesto el uso del Burka entre 1996 y 2001, cuando tomaron el poder de Afganistán por primera vez. En agosto del año pasado, tras la retirada de las tropas de Estados Unidos de Kabul, el grupo islamita se hizo del poder del país por segunda vez en 20 años. A pesar de que prometieron que en esta oportunidad serían más tolerantes, enseguida comenzaron a tomar medidas que afectan las libertades y derechos de las mujeres. Además de obligarlas a utilizar el Burka, en marzo de este año las privaron del acceso a la educación cerrando los centros femeninos de enseñanza secundaria unas horas después de haber abierto sus puertas. En Herat, la ciudad más progresista de Afganistán, las autoridades pidieron a los instructores de las escuelas de conducir no entregar registros a las mujeres.

Los repudios de la comunidad internacional

La Organización de las Naciones Unidad (ONU) repudió el nuevo código de vestimenta y conducta femeninas anunciado por los talibanes afganos. Además, acusó al movimiento fundamentalista de traicionar su compromiso de libertad adoptado tras reconquistar el poder. Por su parte, la misión de las Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA), dijo que «esta decisión contradice numerosas garantías sobre el respeto y la protección de los Derechos Humanos de todos los afganos, incluidos los de las mujeres y las niñas, que los representantes de los talibanes proporcionaron a la comunidad internacional durante los debates y negociaciones de la última década». Frente a esta realidad, la organización indicó que solicitará de inmediato una reunión con las autoridades talibanes para buscar aclaraciones sobre el impacto de esta decisión. También anunció que «participará en consultas con miembros de la comunidad internacional sobre sus implicaciones».

En tanto, un portavoz del Departamento de Estado dijo que el Gobierno de Estados Unidos está «preocupado» por la erosión de los derechos de las mujeres en Afganistán. «Estamos extremadamente preocupados porque los derechos y el progreso que las mujeres y niñas afganas lograron y disfrutaron en los últimos 20 años se están erosionando», agregó el portavoz. 

Fuente: Télam

¿Te gustó esta publicación?

¡Hacé clic en las estrellas para calificarla!

¡Lamentamos que esta publicación no te haya interesado!

¡Mejoremos esta publicación!

Decinos cómo podemos mejorar esta publicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *