Niñas migrantes para la explotación sexual, niños para el trabajo forzoso

Redacción MujeresHoy

El género marca el camino de la migración y el desplazamiento forzoso de los menores de edad, según un estudio de la agencia de la ONU que vela por el bienestar de los niños: ellos tienen más posibilidades de acabar víctimas de los trabajos forzados, ellas, de la explotación sexual.

Más niñas y niños que nunca están en movimiento. Unos 35,5 millones tuvieron que vivir fuera de su país de nacimiento en 2020 y otros 23,3 millones lo hicieron desplazados de sus hogares en su propio país, según un nuevo informe del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia publicado el viernes.

El informe, titulado Uncertain Pathways (Caminos inciertos), revela que a lo largo del año se produjeron casi 15 millones de nuevos desplazamientos, es decir, 41 000 al día, y que el número de niños supera al de niñas.

Hoy en día, «cerca de 60 millones de niñas y niños han emigrado a través de las fronteras o han sido desplazados por la fuerza dentro de sus propios países», dijo Verena Knaus, directora de Migración y Desplazamiento de UNICEF, en Ginebra durante la presentación del informe.

Señaló que la cifra aumentó en casi 10 millones más que en 2015, cuando UNICEF publicó el informe Children Uprooted (Niños desarraigados).

Knaus afirmó que, aunque hay mucho debate político sobre las etiquetas de si un niño es un migrante o un refugiado, «sabemos sorprendentemente poco sobre cómo la migración y la huida se experimentan de manera diferente según el género».

El género sesga las rutas y las experiencias

Sin embargo, se sabe que el género desempeña un papel fundamental en la decisión de un niño de abandonar su hogar y sigue determinando sus experiencias y vulnerabilidades a lo largo de su viaje.

«El género sesga ciertas rutas y experiencias migratorias», explicó Knaus, señalando que en 2020 «nueve de cada diez niños no acompañados que buscaban asilo en Europa eran varones», más de la mitad de los cuales provenían de Afganistán, Marruecos y Siria.

Señaló que Afganistán es el número uno en la lista de los 10 principales países de origen, con el mayor número de niños no acompañados que solicitan asilo en Europa.

La funcionaria de UNICEF comentó que, aunque sabemos que han emigrado a través de las fronteras muchos más niños afganos que niñas, existe un enorme desequilibrio de género: «¿Dónde están las niñas afganas? ¿Dónde y cómo pueden las niñas afganas buscar protección internacional hoy y en el futuro?»

Trabajo forzoso y explotación sexual, riesgos para la infancia migrante

El informe también describe cómo la toma de decisiones sobre la migración está condicionada por el género.

Knaus dijo que las niñas y los niños pueden estar motivados para trasladarse por diferentes razones, «a menudo se espera que los niños asuman el papel de sostén de la familia, mientras que las niñas pueden migrar como una estrategia para retrasar el matrimonio precoz o la violencia sexual relacionada con la guerra».

Los riesgos específicos de la migración también están relacionados con el género, ya que las niñas superan a los niños cuatro a tres como víctimas de la trata de personas con fines de explotación sexual, mientras que los niños suelen ser víctimas de la trata de personas con fines de trabajo forzoso.

El informe destaca que las diferencias de género existentes en la educación se agravan aún más en los contextos humanitarios, ya que las niñas desplazadas tienen más probabilidades de no ir a la escuela que los niños.

«En los campamentos, las niñas tienen 2,5 veces más probabilidades de no ir a la escuela que los niños», destacó Knaus.

Abordar los puntos ciegos

El informe pide a los gobiernos que aborden los «puntos ciegos», es decir, todo aquello que aún no se conoce, mediante una mayor coordinación e inversión en datos específicos de género, mediante su desglose y normalización.

También insta a dejar de lado los enfoques de talla única y dar prioridad a las intervenciones que se adaptan a los riesgos, las necesidades y los motores específicos de género de los niños que se desplazan.

La respuesta no sólo debe ser «sensible al género, sino transformadora del género» para abordar las desigualdades profundamente arraigadas entre niñas y niños en lo que respecta al acceso a la protección internacional y a las oportunidades que ofrece la migración, dijo la responsable de UNICEF.

¿Te gustó esta publicación?

¡Hacé clic en las estrellas para calificarla!

¡Lamentamos que esta publicación no te haya interesado!

¡Mejoremos esta publicación!

Decinos cómo podemos mejorar esta publicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *