La cordobesa Cecilia Biagioli clasificó para Tokyo 2020 en aguas abiertas (y por quinta vez será parte de una cita olímpica)

Sole Huespe

Hasta 2013, la nadadora de aguas abiertas, Cecilia Biagioli, había competido en cuatro Juegos Olímpicos y logrado el oro en Guadalajara 2011. El 2013 fue un año de inflexión en su carrera con el nacimiento de su hijo Joaquín. Desde entonces, su sueño es que su hijo la vea campeona. En 2016, no logró clasificar para los juegos de Río de Janeiro; pero esta vez está muy cerca de su objetivo, porque la cordobesa nos representará en Tokyo 2020.

La confirmación de su pasaje a los Juegos Olímpicos en Tokio llegó recién en junio de este año. Cecilia Biagioli terminó entre las siete mejores del Preolímpico de aguas abiertas en Setúbal, Portugal, marcando un tiempo de 2 horas, 2 minutos y 52 segundos, y nadará los 10 kilómetros en la máxima cita deportiva. De esta forma, Cecilia estará por quinta vez participando en un Juego Olímpico después de haberlo hecho en Sídney 2000, Atenas 2004, Beijing 2008 (estos tres en pileta) y Londres 2012 (en aguas abiertas).

El camino para llegar a Tokio no fue nada fácil, pero la determinación de Cecilia y su hermano y entrenador Claudio hicieron que cada obstáculo sea un aprendizaje y un crecimiento para lograr el objetivo mayor antes de empezar a retirarse del deporte de élite.

«Estoy feliz de poder obtener el resultado que venía buscando desde hace tiempo. Después de Lima, después de la medalla, dijimos “vamos con todo para Tokio” que era al año siguiente. Pero la pandemia nos puso una pared en frente y tuvimos que saber adaptarnos, saber trabajar en los momentos y sin nuestro medio. Estuvimos tres meses y medio sin pileta y para nosotros fue muy duro, porque postergar Tokio era postergar mi retiro, porque con esto creo que corono una carrera deportiva más que satisfactoria para mí», expresó Cecilia en diálogo con la Agencia Córdoba Deportes.

Y enfatizó: «Me siento orgullosa y afortunada de poder estar nuevamente en el seleccionado y haber sorteado esos obstáculos. Obviamente, todo esto con el apoyo de la familia, que es lo primordial: mi marido, mi hijo (que estuvimos mucho tiempo separados), mi mamá, mi suegra, mis tíos; todos ayudan».

El objetivo principal de llegar a Tokio se concretó, y ahora la cordobesa tiene nuevas metas para la competencia. «Una vez dentro, el objetivo es tratar de mejorar el resultado en Londres, que fue el primero en aguas abiertas. Me gustaría mejorarlo muchísimo», explicó Biagioli. En los Juegos de Londres, Ceci terminó en el 16° puesto, con un tiempo de 2:01:02.2.

Pero la principal meta a concretar es que Joaquín la vea compitiendo en un Juego Olímpico, ese gran objetivo que persiguió Cecilia y que la mantuvo alejada del pequeño de ocho años, que la alienta en cada competencia y viaje que hace. Todo este tiempo que pasó y los momentos que no compartió con su hijo, sintió que también le estaba enseñando.

«Quiero ser un ejemplo para mi hijo. Creo que esa es la motivación que me llevó a cumplir este sueño también, que me vea en un Juego Olímpico. En 2016 era muy chiquito, ni se enteró de que no había clasificado. Hoy me decía “vamos por Tokio, mami. Te voy a ver por tele”. Realmente, para mí, es una gratificación enorme eso, poder dejarle el ejemplo de que el día de mañana él vaya en búsqueda de sus sueños y de que su mamá va a estar a su lado», explicó la nadadora, becada por la Agencia Córdoba Deportes.

Y se explayó: «La palabra resiliencia es fundamental: caerse y volverse a levantar miles de veces. Es así, en el deporte es así. Hay que tener paciencia, porque muchas veces los resultados no vienen (como en Río 2016), y poder dar vuelta la página rápidamente y enfocarse nuevamente en lograr lo que uno quiere. Los sueños se pueden concretar, pero con mucho esfuerzo. Te tiene que encontrar trabajando».

La experiencia de todos estos años de carrera, de sus viajes, de la enseñanza de sus entrenadores y de llevar en su mochila cuatro Juegos Olímpicos, le sirvieron para clasificarse a estos quintos Juegos, pero eso no quitó que ella se siga sorprendiendo de todos sus logros.

«Quiero disfrutar de la carrera, creo que todo lo que he aprendido en estos 20 años me ha servido muchísimo y a la hora de manifestarlo en la carrera lo he logrado y trataré de manifestarlo en este Juego», apuntó Cecilia.

Y reconoció: «No me imaginaba estar viviendo esta situación. Si bien vamos paso a paso y objetivo a objetivo, entre objetivos se va pasando el tiempo y me siento afortunada de seguir en el alto rendimiento siendo mamá, que no es nada fácil, y menos acá, en Argentina. Realmente tengo un grupo de trabajo detrás de mí que me apoya y me ayuda».

Sobre esta tarea de ser mamá, y a su vez ir por sus sueños y realización personal, también analizó: «Me llegaron muchos mensajes en este tiempo de muchas mamás. Realmente está bueno eso de poder reflejar un poquito esto de que es difícil, no es nada fácil, pero se puede y se pueden concretar esos sueños que uno anhela y a la par el hijo que esté acompañado, que vea crecer a mamá y que esos sueños se vayan cumpliendo o que también nos vean caer “pero bueno, mamá sigue a pesar de todo”. Eso es más que nada la enseñanza que uno puede transmitir».

Por último, Cecilia también logró otro gran objetivo: el de estar junto a sus hermanos en un Juego Olímpico. Además de Claudio, su entrenador, Romina también logró la clasificación a Tokio, en triatlón.

«Estoy feliz por la clasificación de Romi, su primer Juego Olímpico. Fue muy emocionante, porque pasó tres semanas anteriores muy difíciles con la fractura de una costilla, y lo que eso implica a nivel emocional y físico. Que haya podido sortear eso me pone feliz. También por Claudio; son sus segundos Juegos», remarcó.

Y reconoció: «En un momento, nos propusimos que íbamos a soñar los tres por este mismo Juego y que íbamos a dar todo por eso. Romina clasificó antes, entonces como que me quedaba la presión de dar el cien por cien y clasificar, y poder lograr el sueño de los tres. Ojalá podamos vernos en un barcito de Tokio, pero va a ser difícil, porque ella compite antes que yo».Y así sigue Cecilia Biagioli poniéndose objetivos y cumpliéndolos. Ahora siendo mamá, y también por la familia, junto a sus hermanos. Tan solo falta la foto familiar en Tokio para un cuadro memorable.

¿Te gustó esta publicación?

¡Hacé clic en las estrellas para calificarla!

¡Lamentamos que esta publicación no te haya interesado!

¡Mejoremos esta publicación!

Decinos cómo podemos mejorar esta publicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *