En Argentina, el 16 % de los niños, niñas y adolescentes de entre 13 y 17 años realiza tareas orientadas al mercado (la OIT lanzó #InfanciasEnJuego)

Editorial MujeresHoy

El proyecto MAP16 de la OIT Argentina lanzó una nueva campaña para concientizar sobre los impacto de la pandemia, la seguridad social y las dinámicas familiares en el trabajo infantil.

Foto: cortesía Leonardo Val – OIT Argentina

«Cuida a su hermanita por las mañanas. Eso no es trabajar». «Es mejor eso a que esté perdiendo el tiempo con el celular. Eso no es trabajar». Estas frases, paráfrasis de testimonios reales, pueden leerse al comienzo del nuevo video que difundió la oficina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en Argentina, en el marco de una nueva campaña de sensibilización por el Año Internacional por la Eliminación del Trabajo Infantil. 

La iniciativa, identificada bajo el lema #InfanciasEnJuego, es promovida por la Organización desde su proyecto Medición, sensibilización y compromiso político para acelerar la acción contra el trabajo infantil y el trabajo forzoso (MAP16, por sus siglas en inglés). En los últimos meses, este proyecto presentó distintos estudios técnicos que contienen la base conceptual y los datos que se destacan en esta campaña.  

En todo el mundo, el número de niños y niñas en situación de trabajo infantil se eleva actualmente a 160 millones, tras un aumento de 8.4 millones en los últimos cuatro años. Además, varios millones de niñas y niños se encuentran en situación de riesgo debido a los efectos de la COVID-19, según se desprende de los resultados de un nuevo informe conjunto de la OIT y UNICEF. 

La Organización pondrá en valor los diez compromisos de acción que asumieron diferentes actores de gobierno, empresas y sindicatos del país para combatir el trabajo infantil, en el marco de la convocatoria global de la OIT para pasar del compromiso a la acción. Programas de formación, construcción de indicadores y medidores para realizar monitoreos y capacitaciones son algunos de los compromisos asumidos. 

«En Argentina contamos con los esfuerzos del gobierno junto a los representantes sindicales y empresarios para consolidar los significativos avances en la prevención y erradicación de este problema y así evitar mayores retrocesos. Pero los logros del pasado no deben conformarnos. Hoy, el compromiso está en la acción y esa acción significa acelerar los progresos», dijo Yukiko Araidirectora de la OIT Argentina. 

De acuerdo con Arai, el trabajo decente debe ser parte esencial de la agenda para la recuperación de la crisis con una nueva y mejor normalidad. «Los déficits en las condiciones laborales explican, en buena medida, uno de los factores centrales que empujan a niños y niñas para ingresar antes de tiempo al mercado laboral», sostuvo. 

En Argentina, en el marco de la pandemia, el 16 por ciento de los niños, niñas y adolescentes de entre 13 y 17 años realiza tareas orientadas al mercado. De ese total, 1 de cada 2 comenzó a hacerlo durante el período de aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO) establecido por el gobierno como parte de las medidas de respuesta a la pandemia. 

«A pesar de los avances logrados, de los esfuerzos y las iniciativas sobre lo perjudicial que resulta el trabajo infantil, sigue existiendo una tolerancia social que naturaliza estas actividades productivas», explicó la coordinadora del proyecto MAP16, Bárbara Perrot. 

De acuerdo con Perrot, el primer estudio de ese proyecto en el país se refirió al impacto de la pandemia de la COVID-19 como un factor que intensificó las actividades productivas que desarrollan niños, niñas y adolescentes en todo el país. En otro estudio, MAP16 evaluó los efectos de las políticas de protección social dirigidas a la niñez y, mediante otra investigación, analizó el problema desde las dinámicas familiares. 

Sobre MAP16

El proyecto es financiado por el Departamento de Trabajo de los Estados Unidos (USDOL). La iniciativa promueve un mayor compromiso con la erradicación y la prevención del trabajo infantil y la protección del trabajo adolescente en Argentina mediante políticas basadas en evidencia. El proyecto busca generar mejor conocimiento y comprensión de la prevalencia, las causas y las consecuencias del trabajo infantil y adolescente.

Fuente: Organización Internacional del Trabajo (OIT)

¿Te gustó esta publicación?

¡Hacé clic en las estrellas para calificarla!

¡Lamentamos que esta publicación no te haya interesado!

¡Mejoremos esta publicación!

Decinos cómo podemos mejorar esta publicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *