Dos caras de una moneda: más mujeres líderes, pero más agotadas

Agustina Mereles Alonso

Durante la pandemia de la COVID-19 las mujeres han continuado escalando hacia la igualdad laboral. Un informe asegura que aumentó la representación femenina en los puestos de liderazgo. Sin embargo, cada vez son más las mujeres que sufren el síndrome de agotamiento laboral o «occupational burnout».

La consultora estadounidense McKinsey & Company junto a LeanIn.org lanzaron el informe Women in the Workplace. Este asegura que a principios del 2021, en Estados Unidos, el 41 % de los cargos directivos y el 27 % del nivel de vicepresidencia eran ocupados por representación femenina. Para obtener los resultados se encuestó a más de 65 000 mujeres de 423 organizaciones participantes. Además, el informe incluye entrevistas a mujeres negras, mujeres pertenecientes a la comunidad LGBTIQ y mujeres con discapacidad. Por otro lado, también analiza el aumento del síndrome de agotamiento laboral.

Según el estudio, y en comparación con los hombres líderes, las mujeres que forman parte de la dirección de las empresas logran apoyar más a sus equipos y una mayor diversidad, igualdad e inclusión. Además, las mujeres tienen un 60 % más de capacidad para brindar apoyo emocional a sus equipos, un 26 % más de tener respuestas acertadas a la hora de ayudar a los empleados a superar los desafíos laborales, y un 24 % más de empatía a la hora de dividir la carga de trabajo a su equipo. La consultora McKinsey asegura que si desde los altos mandos de la empresa se prioriza la diversidad, la igualdad y la inclusión, los empleados son más felices.

Representación de mujeres negras en altos mandos

Dentro del porcentaje de altos mandos ocupados por mujeres, las mujeres negras representan un 12 % de los cargos directivos y un 5 % de las vicepresidencias. Estos números del informe demuestran que si bien ha habido un crecimiento para las mujeres en general, la representación de las mujeres negras sigue siendo baja. «Las mujeres de color continúan perdiendo terreno en cada paso del proceso. Pierden más terreno que las mujeres blancas y pierden más terreno que los hombres de color. Y para cuando llegues a la alta dirección… ninguno de nosotros debería estar celebrando cómo se ve la alta dirección: solo uno de cada cuatro altos directivos es una mujer y solo una de cada 25 es una mujer de color», comentó Rachel Thomas, la cofundadora y CEO de LeanIn.org. Además, se encontró que las mujeres negras se enfrentan a altas tasas de microagreciones.

Cada vez más mujeres agotadas

El occupational burnout o síndrome de agotamiento laboral es una sensación de estrés extremo ocasionada por el trabajo. Fue avalada como patología por la Organización Mundial de la Salud en 2019. El informe realizado por McKinsey & Company junto a LeanIn.org asegura que las empresas «deben centrarse en dos prioridades clave: 1) promover todos los aspectos de la diversidad y la inclusión, y 2) abordar el creciente ‘burnout’ que todos los empleados, pero particularmente las mujeres, están experimentando».

Uno de los efectos de la pandemia de la COVID-19 fue el agotamiento laboral de todos los empleados en general. El 42 % de las mujeres encuestadas por el estudio dijeron que a menudo o casi siempre estaban agotadas durante este año, en comparación al 35 % de los hombres. En el 2020, el 28 % de los hombres dijeron sentirse así, siendo superados por el 32 % de las mujeres que manifestaron lo mismo.

Un dato preocupante que arroja el informe en cuanto al síndrome del occupational burnout es que una de cada tres mujeres comienza a considerar dejar o reducir su actividad. Al inicio de la pandemia era una de cada cuatro que tenía este pensamiento. A su vez, son las mujeres que ocupan altos mandos las que presentan los niveles más altos de agotamiento (50 %).

La responsabilidad de las empresas para lograr la igualdad

Aún queda un largo camino para alcanzar la equidad. La consultora destacó que, aunque muchas empresas señalan la diversidad como algo fundamental, solo dos tercios de ellas hacer responsables a los líderes senior por los avances en esta temática, y menos de un tercio responsabiliza a los gerentes. «En algunos casos, las empresas están ofreciendo sanciones económicas por no progresar, así como incentivos económicos por progresar. Algunas comparten los resultados públicamente fuera de la organización, por lo que todo esto ayuda a demostrar que es importante y responsabiliza a las personas», comenta Ishanaa Rambachan, socio de McKinsey & Company.

¿Te gustó esta publicación?

¡Hacé clic en las estrellas para calificarla!

¡Lamentamos que esta publicación no te haya interesado!

¡Mejoremos esta publicación!

Decinos cómo podemos mejorar esta publicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *