Cerca de 2400 millones de mujeres no tienen los mismos derechos económicos que los hombres

Agustina Mereles Alonso

Así lo asegura un informe del Banco Mundial titulado «La Mujer, la Empresa y el Derecho 2022». En la actualidad, son 178 los países que tienen barreras legales que impiden a las mujeres participar plenamente en la economía. La pandemia ha resaltado estas diferencias, pero también permitió que 23 países accionaran y reformaran sus leyes en pos de una economía más inclusiva.

El Banco Mundial lanzó el informe «La Mujer, la Empresa y el Derecho 2022». El mismo asegura que alrededor de 2400 millones de mujeres en edad de trabajar no tienen igualdad de oportunidades económicas frente a los hombres. En el mundo aún hay 178 países que tienen barreras legales que les impiden participar plenamente en la economía, 86 países en los que se enfrentan a algún tipo de restricción laboral y 95 países en los que no se garantiza la igualdad de remuneración por un mismo trabajo.

A nivel mundial, las mujeres todavía acceden a solo tres cuartas partes (76,5 %) de los derechos reconocidos a los hombres. Con la pandemia de la COVID-19, esta desproporción se ha vuelto mucho más notoria debido a que muchas más mujeres que hombres se han visto obligadas a subsistir. Sin embargo, la brecha movilizó a 23 países a tomar decisiones al respecto: reformaron sus leyes en el 2021 y dieron pasos muy necesarios para promover la inclusión económica de las mujeres, según el informe.

«Si bien se han logrados avances, a nivel mundial la brecha entre los ingresos esperados tanto de hombres y mujeres a lo largo de su vida es de USD 172 billones, casi dos veces el producto bruto interno (PBI) anual del mundo», señaló Mari Pangestu, Directora Gerente de Políticas de Desarrollo y Alianzas del Banco Mundial. «A medida que avanzamos hacia un desarrollo verde, resistente e inclusivo, los gobiernos deben acelerar el ritmo de las reformas legales, para que las mujeres puedan desarrollar todo su potencial y beneficiarse de manera plena y equitativa».

El mencionado informe «La Mujer, la Empresa y el Derecho 2022» mide las leyes y regulaciones en ocho áreas que afectan la participación económica de las mujeres en 190 países. Las ocho áreas son: Movilidad, Trabajo, Remuneración, Matrimonio, Parentalidad, Empresariado, Activos y Jubilación. La recuperación de estos datos permite conocer puntos de referencia objetivos y medibles, con el fin de analizar el avance a nivel mundial hacia la igualdad de género. En la actualidad, solo 12 países, todos integrantes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), tienen paridad jurídica entre los géneros.

La novedad del 2022 es un estudio piloto que se realiza en 95 países sobre las leyes que rigen el cuidado infantil. Esta es un área fundamental a trabajar para que las mujeres se desempeñen con éxito en el empleo remunerado, ya que, por lo menos en Argentina, ellas dedican a estas tareas más del doble del tiempo promedio que los varones (9,8 y 4,5 horas, respectivamente), según el Boletín de Estadísticas de Género del 2021 elaborado por el Observatorio Nacional de Violencia Contra las Mujeres (INAM). En el estudio también se incluye un análisis sobre cómo se implementan en la práctica las leyes que influyen en el empoderamiento económico de las mujeres, donde se enfatiza la diferencia entre las leyes que figuran en los códigos y la realidad que viven las mujeres.

A nivel global, el mayor número de reformas correspondió a los indicadores de parentalidad, remuneración y trabajo. Este punto mostró los puntajes promedio más bajos del índice, pero, a su vez, presentó importantes alzas durante el 2021, alcanzando promedios de 68,7 y 55,6. «Las mujeres no pueden lograr la igualdad en el lugar de trabajo si están en una posición desigual dentro del hogar», afirmó Carmen Reinhart, Vicepresidente Sénior y Economista en Jefe del Grupo Banco Mundial. «Eso implica lograr condiciones equitativas y asegurarse de que el hecho de tener hijos o hijas no impida a las mujeres participar plenamente en la economía y hacer realidad sus esperanzas y aspiraciones». En todo el mundo, 118 economías garantizan 14 semanas de licencia remunerada para las madres. A su vez, 114 de las economías analizadas estipulan una licencia remunerada para los padres, pero la duración promedio es de solo una semana. 

Dentro del informe también se introdujeron estudios piloto en dos nuevas áreas: el entorno jurídico referido a los servicios de cuidado infantil y la implementación de las leyes. Un número creciente de economías están invirtiendo en el cuidado infantil con el fin de mejorar sus habilidades y reconocer el trabajo no remunerado que desempeñan las mujeres, quienes suelen asumir una mayor cantidad de tareas de cuidado. En esta investigación piloto se analizó la legislación de 95 economías. Allí se observó que la mayoría de las economías de ingreso alto de la OCDE y de Europa y Asia central regulan servicios públicos de cuidado infantil, mientras que en Oriente Medio, Norte de África y Asia meridional, las normas obligan al sector privado o a los empleadores a brindar servicios de cuidado para los hijos o las hijas de sus trabajadores. También se tuvieron en cuenta aspectos referidos a la calidad de las prestaciones que están sujetos a regulación: la proporción de maestros por niño, el tamaño máximo de los grupos, los requisitos de capacitación para los docentes y las exigencias que deben cumplir los proveedores de estos servicios en relación con las licencias, las inspecciones y la presentación de informes.

Un análisis de los esquemas de implementación de las leyes en 25 economías revela una brecha significativa entre la legislación que figura en los códigos y el funcionamiento legal. Las leyes por sí solas no son suficientes para lograr mayor igualdad de género: entran en juego no solo su implementación y cumplimiento, sino también las normas sociales, culturales y religiosas. Estas brechas se analizarán más a fondo en las futuras ediciones del informe La Mujer, la Empresa y el Derecho.

La situación de América Latina y el Caribe

En América Latina y el Caribe, las mujeres acceden a menos de tres cuartas partes de los derechos legales que se otorgan a los hombres. De las 32 economías existentes en la región, solo dos promulgaron reformas el año pasado. Colombia se convirtió en el primer país de América Latina en introducir la licencia parental remunerada, con el objetivo de reducir la discriminación contra las mujeres en el lugar de trabajo. Solo la mitad de las economías de la región garantizan algún tipo de licencia remunerada para los padres. En Argentina se contabilizó explícitamente los períodos de ausencia por cuidado infantil en las prestaciones de jubilación. Además, a fines de marzo se dispuso un decreto en el que se determina que todos los establecimientos donde trabajen 100 o más personas deberán contar con un espacio de cuidado para niños y niñas de entre 45 días y 3 años. 

¿Te gustó esta publicación?

¡Hacé clic en las estrellas para calificarla!

¡Lamentamos que esta publicación no te haya interesado!

¡Mejoremos esta publicación!

Decinos cómo podemos mejorar esta publicación.

Un comentario sobre «Cerca de 2400 millones de mujeres no tienen los mismos derechos económicos que los hombres»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *