JAY, la argentina que desde Brasil gestiona un éxito: El Club de Emprendedoras (y con un sueño, llegar a cada país de habla hispana)

María Cecilia Ribecco

A una semana de radicarse en Brasil crea un éxito, una comunidad digital de networking para mujeres emprendedoras de habla hispana. Más de 98 mil personas siguen sus consejos en las redes sociales.

Sheila Saad, o JAY, como la conocen sus seguidoras en las redes sociales, nació en la ciudad de La Plata, provincia de Buenos Aires, y tiene 36 años. Al finalizar sus estudios secundarios, sigue la carrera de grado en Diseño Textil e Indumentaria en la UADE (Universidad Argentina de la Empresa). En 2006, obtiene su licenciatura y decide emprender abriendo un local en su ciudad natal. En la vidriera, logra exhibir su primera colección como diseñadora, bajo la marca JAY SACHER. Años más tarde, llega a su vida un nuevo desafío personal y se convierte en CEO de la empresa familiar, cargo que ejerce desde 2017 hasta 2019.

Ese año se convierte en mentora y, desde su cuenta @jay.sheilasaad, comienza ayudar a emprendedoras a potenciar sus redes sociales, para hacer nuevos y mejores negocios. Una semana antes de radicarse junto a su familia en Brasil, funda El Club de Emprendedoras (su segundo emprendimiento), una comunidad digital de networking para mujeres emprendedoras de habla hispana. Desde ese momento, nace una nueva en referente, una líder comunitaria, una emprendedora motivacional y una mentora en gestión de negocios. «No he parado de estudiar», dice JAY. «De hecho, estoy finalizando un Executive MBA, un Máster de Administración de Empresas para ejecutivos». 

Conoce más de sus desafíos en esta entrevista.

—¿Cuándo y porqué decidiste ser emprendedora?  

—No sé si fue elección; nací con el gen emprendedor. Mi papá, emprendedor de pura cepa, me hizo llevar esta bandera desde que tengo recuerdos. Me crié entre proveedores, depósitos, ropa, cajas, etc. De hecho, mi mayor pasatiempos cuando era pequeña era ir al negocio a envolver lo que los clientes compraban.

—¿Cómo fue tu desarraigo y cómo continuaste emprendiendo?

—Siempre soñé con la idea de irme del país y probar lo que era vivir en el exterior, en «un país del primer mundo». La propuesta era ir a Estados Unidos, específicamente a Miami, donde hicimos una prueba de 3 meses y la amé. Cuando decidí ir, la empresa que nos llevaba por el trabajo de mi marido «se arrepintió» y quedé «varada» acá en Brasil. No estoy varada realmente, podría volverme, pero ya no tengo mi casa, ni mi auto, ni nada de lo que dejé, tendría que volver a empezar de cero.

El Club de Emprendedoras lo creé una semana antes de venir a Brasil y a la semana ya era un éxito. Entonces se dio la casualidad de que yo no tenía otra cosa que hacer y le puse todo mi amor a la comunidad que desde entonces no paró de crecer. Cada día somos más mujeres las que decidimos emprender y se transformó en un espacio que las une. Un lugar de encuentro para compartir experiencias sobre el mundo digital.

—Desde muy pequeña sos fanática de las redes sociales, compartiendo contenidos y conectando gente ¿Cuándo te convertiste en influencer de emprendedoras?

—No me considero influencer. Siento que de alguna forma el influencer no se esfuerza por influenciar sino que la gente lo elige naturalmente. Me considero mentora de emprendedoras, las entiendo, las ayudo y las acompaño; hay un gran esfuerzo detrás y, sobre todo, mucho estudio.

Aprender en comunidad es muy importante a la hora de hacer negocios. ¿Qué buscan y qué encuentran las mujeres emprendedoras en el Club? 

—Aproveché mi red de networking para contestar esta pregunta, porque quién mejores que ellas que cuenten por qué nos eligen cada día, y éstos fueron los resultados: 

  • «Buscamos apoyo, hacer alianzas donde nos ayuden a crecer. Nos damos ánimo cuando vemos que es mucho el esfuerzo y estamos decaídas».
  • «Compartimos tips para crecer. Y todo desde el amor, sin competencia y con mucho respeto por el trabajo de cada una».
  • «Tenemos muchos beneficios, capacitaciones gratuitas y trueque emprendedor».
  • «Somos una comunidad de mujeres emprendedoras que no solo intercambiamos ideas de nuestros emprendimientos sino que, a nivel humano y emocional, nos sentimos contenidas».
  • «Buscamos sororidad, acompañamiento, capacitaciones, hacer alianzas, conocernos, por ejemplo».
  • «Capacitaciones y herramientas para potenciar nuestro emprendimiento. Y además, una red de apoyo y contención. No es fácil ser emprendedora y no siempre los entornos lo entienden».
  • «Herramientas para aprender cómo comenzar y llevar adelante la idea de emprender».
  • «Aprender de las demás chicas del club y aportar también nuestro granito de arena».
  • «Ayuda un montón el acompañamiento, el saber que hay un grupo de personas hablando, comentando, dando fuerza, sumado a las excelentes herramientas y capacitación».

Considero que con todas estas expresiones, ganas y retroalimentación de las emprendedoras, la función de El Club de Emprendedoras está más que cumplida, me alegra compartir estos testimonios con ustedes. 

¿Qué contenidos te pide el público que te sigue?

—Hoy en día buscan entretenimiento y motivación. Cuando subo un video del lado B de emprender, cosas que nos pasan a todas, tiene mucho mayor impacto que cuando se comparten estrategias para vender más. Instagram es una válvula de escape para reírse un rato de nuestras propias miserias.

—Según tu experiencia, ¿cuáles de las herramientas de Instagram te dan más resultados?

TODAS. Para mí es la sumatoria de todas, por eso es fundamental conocer la herramienta y usarla a fondo.

Podés darte a conocer de forma gratuita, podés potenciar tus resultados a través de los anuncios, facilita el vender, podés etiquetar tus productos en Instagram Shopping, podés mostrar tu marca a miles de personas a través de reels, podés conectar con tus seguidores a través de las historias, tiene una bandeja de entrada super ordenada e integrada con Facebook para brindar una mejor atención al cliente. Es como tener un negocio a casi costo cero.

Si aprendés realmente a vender en Instagram, no necesitás otro canal.

—¿Qué consejos le darías a las emprendedoras que quieren usar sus redes para vender? 

—Que lo hagan solo si el público objetivo está en esa red y si están dispuestas a invertir los recursos que se necesita para hacerlo bien. A veces es tiempo, otras, dinero.

¿Te gustó esta publicación?

¡Hacé clic en las estrellas para calificarla!

¡Lamentamos que esta publicación no te haya interesado!

¡Mejoremos esta publicación!

Decinos cómo podemos mejorar esta publicación.

4 comentarios sobre «JAY, la argentina que desde Brasil gestiona un éxito: El Club de Emprendedoras (y con un sueño, llegar a cada país de habla hispana)»

  1. A Jay la sigo desde que estoy en Instagram con mi emprendimiento, un antes y un después! Valoro mucho su generosidad y empatía con las emprendedoras. Aprendemos constantemente para potenciar ntro negocio.

  2. Jay sos un ejemplo de que se logra el objetivo con esfuerzo y dedicación. Poniendo tu sello, tu impronta. Tu estilo único. Nos ayudas día a día. Y nos acompañas. No sabía que era el networking. Y vos me enseñaste que es justamente una hermosa comunidad entre pares, y colegas, del rubro, otras Emprendedoras de distintos rubros, que voluntariamente y generosamente intercambian sus ideas y dudas. Gracias por tanto ..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *