Vanesa Duran: «Quiero enseñarles a otros emprendedores a hacer el camino»

Sole Huespe
Mano a mano con Vanesa Duran, Presidente de Vanesa S.A. y de Fundación Vanesa Duran

Hace 25 años atrás, Vanesa Duran creó la primera y más grande empresa de venta por catálogo de semijoyas. Hoy es la empresa más grande del rubro en Argentina y planea desembarcar en otros países latinoamericanos. En marzo de 2021 se alió a L’Oréal y en su catálogo sumó a Maybelline y Vogue, dos tanques del maquillaje. Además, en Estados Unidos, con otro modelo de negocios, armó una nueva empresa llamada My Jewelry Spot. Leé y mirá esta entrevista imperdible. 

Vanesa Duran, Presidente de Vanesa S.A. y de Fundación Vanesa Duran.

—No solamente está en Argentina, sino que tu empresa trascendió las fronteras. ¿Cómo es el mapa de Vanesa Duran hoy?

—Vanesa Duran hoy ya no es más Vanesa Duran. Es «Vanesa» la marca desde hace unos cuantos años ya. Le sacamos el apellido, no por una cuestión distinta, sino porque la empresa tiene que tener su propia identidad y tenía que despegarse de la persona. Hoy Vanesa está en toda la Argentina a través de la venta directa por catálogo, con más de 25 000 consultoras repartidas en todo el territorio nacional. Tuvimos una prueba piloto interesante en Uruguay, estuvimos un tiempo allí. Hoy en este momento no se está vendiendo en Uruguay, porque hay complicaciones en varias cosas a nivel Mercosur, pero seguramente vamos a repetir la experiencia en el resto de los países latinoamericanos. Estamos preparándonos muy bien para que la próxima experiencia tenga continuidad y no se corte por determinadas cuestiones que a veces tienen que ver con leyes o con cosas de nuestro país. Además estoy en Estados Unidos con una marca que se llama My Jewelry Spot, que se vende a través de Amazon, eBay y varios canales digitales más.

En Argentina Vanesa es la empresa más fuerte de venta por catálogo de joyas, ¿no?

—Somos la empresa más fuerte y el resto de los competidores está bastante por debajo de nosotros y eso me enorgullece, porque quiere decir que en los últimos 25 años hemos competido con nosotros mismos y que nos hemos ido superando de a poco.

Me decías que tienen 25 000 revendedores en Argentina, ¿todas son mujeres?

—Te diría que el 70 % son mujeres y el 30 % hombres. Esto tiene mucho que ver con que los hombres siempre acompañan a las mujeres en el emprendimiento y en algún punto, cuando empiezan a ganar bien las mujeres, ellos también se empiezan a involucrar.

La gran novedad es que en marzo hicieron una alianza estratégica con L’Oréal, la empresa número uno del mundo en cosmética. ¿Cómo surge esta alianza y cómo se incorpora a Vanesa? 

—Fue un trabajo en conjunto, de ambos. Ellos estaban estudiando el canal y sin duda nosotros fuimos una linda opción. No fue al azar, no fue que cayeron y les quedamos bien, no. Hubo un gran estudio por parte de ellos donde determinaron trabajar con nosotros y hacer esta alianza para los productos de consumo masivo de L’Oréal. Ellos tienen muchas marcas y los productos de consumo masivo son los que van a estar en venta directa. En este momento, tenemos toda la parte de maquillaje de Maybelline y Vogue. Vogue es una línea colombiana que compró L’Oréal en el 2013, y en el 2017 ingresó a Argentina con un poder y una fuerza… ¡porque la verdad es que los productos son increíbles! Son de larga duración y todas las cosas que tiene Vogue son realmente de última moda y de tendencia. Y en el caso de Maybelline New York, ya sabemos la calidad y, sobre todo, la experiencia que tienen en conocer cada tipo de piel, cada tipo de ojo; entonces hay para todas una línea que puede ser importante y novedosa. Como ellos dicen, buscan democratizar el maquillaje y, sobre todo, democratizar la profesión de maquilladora. Todas nuestras consultoras se terminan convirtiendo en maquilladoras, y hoy atraviesan por muchísima capacitación. Vos pensá que antes a la gente le vendían una joya y a la persona le podía gustar, y estaba todo bien y se la llevaba. Hoy hay que hacer un gran asesoramiento: hay que estar con la clienta y hacerle todos los test necesarios para poder venderle el mejor producto posible. L’Oréal es la que se encarga de capacitar a todas nuestras consultoras y, de alguna manera, también estamos en un proceso en el que se van a convertir en maquilladoras profesionales. Estamos muy contentos con las cosas que esta alianza trae.

Vanesa Duran no solamente es líder de su empresa, sino que también es referente del ecosistema emprendedor. Estás en Endeavor y en otras organizaciones, siempre que te llaman sos materia dispuesta…

—Estoy en Endeavor, en MPM, en Junior, en mi propia fundación…

¿Por qué estás tan involucrada con el ecosistema emprendedor?

—Creo que es parte de la devolución de todo lo que he recibido. Siempre digo que arranqué muy sola hace 25 años en el Chaco (en Resistencia). La ciudad no estaba preparada para los emprendedores, ni siquiera se hablaba de la palabra emprendedor. Con lo cual, cuando llegué a Córdoba en el 2000, recibí mucha compañía del empresariado cordobés. Debo decir que he sido una niña mimada por los empresarios en Córdoba, porque siempre que golpeé puertas se abrieron. Tuve muchos mentores, muchos compañeros y colaboradores empresarios que siempre estuvieron a la par para acompañarme. Supe armarme un espacio, teniendo una relación excelente con la prensa, que no es poco. Y eso es un lugar ganado. Eso es lo que quiero: enseñarles a todos a hacer el camino. Creo que el éxito tiene que ver con eso, cuando uno enseña a otros todo lo que aprendió

Estás acostumbrada a dar charlas y sos inspiración para muchas personas, y en todos los espacios donde estás siempre ocupás lugares de liderazgo. ¿Cómo construiste la líder? ¿Cuál fue el motor que te llevó a estar al frente de 25 000 mujeres y hombres? 

—Me enamoré del mundo de la venta directa cuando era muy chiquita. Cuando era pequeña mis padres vendían Tupperware. Siempre digo que soy «hija Tupperware». Para mí era complicado decir en qué trabajaban mis padres; los padres de mis amigas o eran bancarios, o médicos, o abogados, o trabajaba en algún otro lugar, pero mis padres vendían plástico y era difícil de explicar. Yo recuerdo que siendo chica, mi mamá se había ganado un viaje de estos que hacemos siempre las empresas de venta directa. Era un viaje a Mar del Plata; era la primera vez que salíamos de vacaciones como familia, la primera vez que conocíamos el mar. Tenía un montón de aditamentos, pero principalmente para una nena de 8 años, ir a un hotel y ver cómo tus padres eran aplaudidos y pasaban arriba del escenario y la gente se sacaba fotos, eran ídolos de un montón de personas, a mí me devolvió la dignidad de mis padres. Y cuando fui más grande, entendí que el sistema de venta directa es un sistema hecho para la gente que salió del sistema por alguna razón: mujeres que decidieron ser madres y después de grandes quieren emprender o trabajar, mujeres que no tuvieron la oportunidad de prepararse en la universidad, hombres que tampoco tuvieron otras oportunidades… Y esto es una oportunidad para crecer y es un mundo donde se premia eso: el aprendizaje, el logro personal y los cambios. Y creo que eso fue lo que más me enamoró de este sistema y por eso lo hice, por eso lo creé. Y en cuanto al liderazgo, creo que tengo algunos valores muy enraizados, que son la responsabilidad y la justicia, y creo que esos dos valores me llevaron a ser la líder que soy. El liderazgo para mí es un don, es algo que me fue regalado, que lo tomé, lo encontré y lo cultivo todos los días. 

Mirá la entrevista completa con Vanesa Duran a continuación.

¿Te gustó esta publicación?

¡Hacé clic en las estrellas para calificarla!

¡Lamentamos que esta publicación no te haya interesado!

¡Mejoremos esta publicación!

Decinos cómo podemos mejorar esta publicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *