Laura Zavattieri: «Necesitamos una educación que dé respuestas a las necesidades reales de la economía»

Karen Zawadzki
Mano a Mano con Laura Zavattieri, directora de Instituto IGA-Filial Mendoza.

En esta oportunidad, tuvimos el placer de conversar con Laura Zavattieri, psicopedagoga, docente, Coach Ontológico Profesional y Organizacional, consultora familiar y mediadora escolar. Actualmente es directora del Instituto IGA – Filial Mendoza, coordinadora pedagógica de la misma institución en la Filial San Juan y miembro del Consejo de Dirección de la Fundación Créscere. En esta entrevista, haremos un recorrido por la educación de hoy, las necesidades de repensar la manera de enseñar y la inserción en el mundo laboral de los jóvenes.

—¿Qué te inspiró a estudiar psicopedagogía y dedicarte a la educación?

—Comencé estudiando psicopedagogía y magisterio simultáneamente. Tenía pensado ser maestra a modo de experiencia, para que me sume a mi profesión de psicopedagoga, para tener ese conocimiento indispensable del aula. Empecé a los 19 años a ser maestra, era muy chica y me encantó, hasta que gracias a la participación en un proyecto importante me ofrecieron la posibilidad de ser directora a los 26 años. Más allá de que era muy joven, sentía que ya tenía habilidades para trabajar en equipo y conducir, y lo tomé como un desafío. Después ejercí como psicopedagoga, por supuesto, combinándolo con la docencia. Siempre fui de hacer muchas cosas a la vez, soy curiosa, forma parte de mi personalidad.

—La educación sufrió cambios importantes en el último tiempo. ¿Cómo ves el tema de la virtualidad?

—Vino para quedarse, sin dudas. Hoy el mundo es muy distinto a 15 años atrás. Hoy hay muchas oportunidades haciendo la educación a distancia. Pero sí considero que hay que evaluar bien qué contenidos se pueden hacer virtuales y qué otros requieren la presencialidad. Hay contenidos que no se pueden reemplazar virtualmente. Lo que sí me parece una cuestión a repensar con esta nueva modalidad es la sociabilización. La pandemia cambió mucho la forma de sociabilizar de los niños. Me parece que son dos cosas distintas y que hay que prestar atención a cada una: la
parte educativa y la parte emocional. Otro tema no menor que se evidenció en este contexto, y que deberíamos atender con urgencia, es que se notaron mucho las desigualdades entre los chicos durante la pandemia: hay muchos que ni siquiera pueden acceder a herramientas tecnológicas. Hay que amigarse con la virtualidad, pero hay que trabajarla. Hay que pensar y mucho para darle una vuelta, y ponerse en acción hoy, no hay que esperar.

—¿Qué deudas pensás que tiene nuestro país con la educación de los chicos?

—Creo que necesitamos mejorar la formación docente y garantizar que los maestros y profesores tengan sueldos dignos, que sean acordes al rol que tienen en la sociedad y a la responsabilidad que conlleva enseñar. Por otro lado, siento que hay que reforzar habilidades cognitivas y emocionales en los chicos. Por ejemplo, la empatía, la escucha, resolver problemas cotidianos sin llegar a la ira. Hay que estar capacitado como docente para que ese conflicto sea resuelto de manera transversal. Si vos trabajás esas cosas desde chiquitos, la convivencia es mejor en la escuela y en la vida. Mejorar la comunicación y reconocer el por qué del enojo son cosas importantes de enseñar.

—¿Y qué pensás de incluir otro tipo de asignaturas menos convencionales, como por ejemplo, Nutrición?

—Creo que sí, que hay que incluirla. Y todas las habilidades que sirvan para la vida, por ejemplo, desarrollar las habilidades del trabajo en equipo, que son herramientas que después te exige el mundo laboral. También siento que hay que replantearse cosas en este sentido. Pensar qué necesita el mercado, revisar los planes de estudios en base a eso. Robótica e informática hoy son carreras que son una necesidad y no muchas personas las estudian. Hay que abrir las posibilidades más allá de las carreras tradicionales. Y también reivindicar los oficios, como la carpintería, plomería, la herrería, que tienen mucha salida laboral; hoy en día hacen mucha falta y siempre se van a requerir. Necesitamos una educación que dé respuestas a las necesidades reales de la economía de cada lugar.

—Para terminar, contanos acerca de tu rol en la Fundación Créscere.

—La fundación tiene como misión fortalecer los vínculos familia y escuela. Es una actividad que me encanta y que hago desde el año 2003. Brindamos capacitaciones a docentes en todas estas cuestiones menos tradicionales que te comentaba: herramientas de gestión, de liderazgo, de resolución de conflictos, etc. Tenemos también escuelas para padres que las dictamos por Zoom, y toman las clases gente de todo el país. Me resulta súper gratificante trabajar en esta fundación, lo disfruto muchísimo.

Podés ver la entrevista completa a continuación.

¿Te gustó esta publicación?

¡Hacé clic en las estrellas para calificarla!

¡Lamentamos que esta publicación no te haya interesado!

¡Mejoremos esta publicación!

Decinos cómo podemos mejorar esta publicación.

3 comentarios sobre «Laura Zavattieri: «Necesitamos una educación que dé respuestas a las necesidades reales de la economía»»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *