Jimena Ayala: «En 2001, cuando muchos se iban del país, decidimos quedarnos y ser parte de la solución» (la apuesta de Sílice)

Sole Huespe
Mano a mano con Jimena Ayala, Co-fundadora y CEO de Sílice e integrante de Valos.

Sílice nació en el año 2001 en Mendoza, fruto de la unión de un grupo de amigos y profesionales de diferentes universidades de Mendoza, vinculados a la tecnología, que decidieron emprender con el fin de contribuir en la transformación digital en las empresas. Además, desarrolla productos de base tecnológica y por cada producto que genera, abre una empresa derivada para poder desarrollarlo. Sílice fue la primera empresa de la provincia en obtener el certificado B y, gran parte de todo esto, fue gracias al empuje de una de sus líderes: Jimena Ayala. «Desde la génesis, no sabíamos muy bien qué íbamos a hacer, pero sí sabíamos cómo queríamos hacerlo. Nacimos con un fin más social», asegura.

Sílice nació como empresa con propósito B

«La historia con las empresas B (1) fue bastante gratificante. Desde que iniciamos la empresa en el 2001, en medio de una crisis nacional muy amplia, cuando muchos pensaban en irse, decidimos quedarnos y ser parte de la solución. Es más, en ese momento hablábamos de ser la empresa que queríamos ver en nuestro país. Entonces empezamos con un propósito que ya era de triple impacto. Desde la génesis, no sabíamos muy bien qué íbamos a hacer, (no sabíamos si íbamos a hacer sistemas o sacar virus o instalar servidores), pero sí sabíamos cómo queríamos hacerlo. Nuestro propósito ya nació con un fin más social de alguna manera. En el medio del camino nos encontramos con todo el movimiento B y nos apasionó. Fuimos la primera empresa que se certificó en Mendoza y seguimos siendo parte del movimiento. Hemos viajado a conocer movimientos B de otros países limítrofes y realmente es algo que está creciendo exponencialmente».

El ecosistema emprendedor mendocino

Jimena Ayala ha mentoreado a muchos emprendedores mendocinos. Tiene una visión del ecosistema emprendedor muy rica y resalta los aspectos en los que todavía hace falta trabajar.

Como mentora de distintos emprendedores, ¿cuál es tu análisis del ecosistema mendocino?

—Hay un movimiento emprendedor muy fuerte, con muchas incubadoras, inclusive dentro de las mismas universidades que le dan a sus estudiantes la posibilidad de incubar y acelerar los emprendimientos. El movimiento es mucho, los lugares donde apoyarse son muchísimos, las redes de mentores y la gente disponible para poder apoyar en las diferentes etapas, también. Hay una alta disposición a eso, el espíritu cooperativo es algo que rescato mucho en la provincia de Mendoza. Siempre que alguien inicie este camino, hay ganas de ayudar. Nosotros también somos parte del HIT the Endeavor, una organización muy linda para iniciar y para impulsar un proyecto.  

¿Y qué le falta al ecosistema emprendedor mendocino?—Creo que muchas veces en los emprendimientos nos olvidamos de la triple mirada, que involucra no solo el lucro, sino también lo social y lo medioambiental.

A continuación te dejamos el video de la entrevista completa.

¿Te gustó esta publicación?

¡Hacé clic en las estrellas para calificarla!

¡Lamentamos que esta publicación no te haya interesado!

¡Mejoremos esta publicación!

Decinos cómo podemos mejorar esta publicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *