Andrea Grobocopatel: «La clave es repensarnos, reinventarnos, movernos, no quedarnos ancladas»

Sole Huespe
Mano a mano con Andrea Grobocopatel, presidenta de F.L.O.R. y de Resiliencia SGR. Autora de Pasión por hacer.

Estudió Economía en la UBA. Siempre estuvo vinculada a los negocios del agro. Actualmente preside Resiliencia SGR, desde donde brinda avales a emprendedores y mipymes, especialmente si son lideradas por mujeres o personas con discapacidad. A lo largo de su carrera se ha especializado en financiamiento corporativo y de pymes, profesionalización y sustentabilidad de empresas de familia, gobierno de las organizaciones, liderazgo, género y diversidad.

En palabras de Andrea, su objetivo principal es compartir sus vivencias y aprendizajes transformándolos en programas académicos, cursos, conferencias y talleres a través de la Fundación por Liderazgos y Organizaciones Responsables (F.L.O.R.). 

El 18 de marzo de 2014 lanzó su primer libro denominado Pasión por hacer con la Editorial Granica. La novedad es que en 2022 prevé lanzar su segundo libro, Pasión por reinventarse.

—¡Bienvenida, Andrea! Te hemos visto en varios espacios siempre, pero hay algunos que te interesan particularmente, ¿no? Contanos un poquito…

—Soy economista, soy de una comunidad muy pequeña dentro de la provincia de Buenos Aires. Digo que me formé en la ciudad de Buenos Aires, en la UBA, que cumplió 200 años, y volví a trabajar en una pyme familiar. Entonces tengo muchos aprendizajes construyendo una empresa que empezaba de muy pequeña, de 4 a 5 empleados, que llegó a ser de casi 1000. Tengo muchas experiencias, pero por otro lado, soy una mamá de 4 hijos y acabo de ser abuela, así que ahora se me agregó otro rol. Lindas experiencias para compartir desde todos los roles, desde los ámbitos personales y profesionales. Hoy vivo del campo, de los agronegocios, de la agricultura, de la ganadería, aunque dedico mi tiempo a dos «sombreros» que me interesan, que me apasionan, que yo digo que son mis propósitos.

—Hablemos de esos «sombreros» entonces. ¿Cuáles son?

—Uno es en la Fundación Liderazgo y Organizaciones Responsables (F.L.O.R.) y el otro es Resiliencia SGR. Desde un sombrero trabajo mucho para la inclusión laboral, para romper techos de cristal, para movilizar pisos pegajosos, y en el otro sombrero, Resiliencia SGR, para inclusión financiera. Tengo una gran preocupación por ver cómo colaborar con la economía de nuestro país y creo que desde este lugar lo puedo hacer acercando la oferta y la demanda. Me gusta generar muchos productos especiales para las mujeres (entonces hemos golpeado muchísimas puertas de instituciones financieras en el mercado de capitales), pero también colaborar con las emprendedoras o las empresas lideradas por mujeres para que se animen a tomar créditos, que se animen a abrir cuentas bancarias, que se animen a abrir una cuenta en una sociedad de Bolsa, que se animen a tomar un poco más de riesgo para transformar sus pequeños proyectos en emprendimientos y esos emprendimientos en pymes y esas pymes en empresas que exportan. Ese es mi gran desafío. Y que logren la real inclusión financiera te da la libertad para elegir, para seguir creciendo. Esos son mis dos sombreros sobre los que me gustaría hablar.

—Empecemos entonces por la SGR y la inclusión financiera, sobre todo vinculada a las mujeres. ¿Ves una brecha ahí entre varones y mujeres?

—Yo creo que estamos educados de maneras diferentes; lo que no tengo claro es si cerebralmente somos diferentes, porque no soy neuróloga. Pero sí creo que hay algunas diferencias que hacen que las mujeres seamos más cuidadosas y estemos más preocupadas por el cuidado de las personas, pero también por el cuidado del dinero, entonces a veces no nos atrevemos a pedir un préstamo si es que no estamos seguras de que lo vamos a poder pagar. Así como tampoco no pedimos un ascenso si no estamos seguras de todas las habilidades que tenemos. Son las cosas que queremos modificar, para las que nos tenemos que entrenar, para las que nos tenemos que preparar y para creer un poco más en nosotras y atrevernos a abrir esas puertas.

—Eso es parte del trabajo de la SGR…

—La SGR no da dinero, lo que da es un aval, un asesoramiento. La SGR invita a que lleguen a los lugares y lleguen a tomar líneas financieras y le decimos a la institución: «Si no paga la pyme o la emprendedora, va a pagar la SGR». Les damos la garantía, porque también eso es lo que sucede: los bancos a veces no pueden dar líneas financieras porque no tenés las garantías que necesitan. Entonces, conociendo a las personas, sabiendo su situación en general, las animamos a que tomen créditos aunque no lo necesiten. Y nosotros decimos: «Mejor si no lo necesitan, porque si no lo necesitan, quiere decir que lo van a pagar seguro y si lo pagan van a tener una buena historia crediticia», que también se necesita a veces poder tener un score sabiendo que cumplen, mostrar un track record

—Cuando empezamos la entrevista mencionaste que trabajabas para romper techos de cristal y también para mover pisos pegajosos. A los techos de cristal los escuché muchas veces, pero los pisos pegajosos no, ¿de qué se trata?

—Ese es el problema que tenemos muchas veces nosotras mismas. Muchas veces tenemos que cuidar de los chicos, cuidar la casa… entonces no nos podemos mover de esa situación, porque tenemos culpa, porque estamos como entrampadas en nuestra misma educación. Porque los varones y las mujeres somos víctimas de la educación que tuvimos. Lo que sí es importante es empezar a desnaturalizar algunas cuestiones y salirnos de esos moldes para revisar qué es lo que queremos, qué es lo que nos hace felices, dónde queremos estar, sin ningún piso pegajoso, ni condicionamiento, ni sesgos. Eso es lo que tenemos que trabajar para poder soñar libremente. 

—Te llevo a F.L.O.R., ¿cuáles son las líneas de trabajo principales que tienen? 

—Trabajamos, como dice el nombre, hacia el liderazgo y hacia las organizaciones. Queremos que tanto los líderes como las organizaciones funcionen de una manera mucho más responsable, porque eso va a hacer que tengamos una sociedad más responsable, gobiernos y países más responsables. Empezamos por los liderazgos, nos dimos cuenta de que no desarrollaban a las personas, que no tenían transparencia, una cultura de rendición de cuentas, de preparar sucesores, a eso le llamamos liderazgo responsable, los que hacen eso. Pero también nos dimos cuenta de que las mujeres muchas veces tenemos dificultades para acceder a las decisiones, para romper los techos de cristal, entonces nos empezamos a preparar para poder llevar adelante esa situación. Y tenemos allí dos programas que son como el core de F.L.O.R., uno se llama «Cosas de mujeres», dirigido a emprendedoras, a personas que no llevaron adelante sus sueños, sus proyectos, o que quieren escalarlo y hacerlo crecer. Es gratuito, para mujeres de todo el país, porque ahora lo hacemos online. Ahí también hablamos mucho de resiliencia y de inclusión financiera. Y tenemos otro programa que se llama «Mujeres en decisión (MED)» que prepara a las mujeres en temas de gobierno de las organizaciones, siempre con perspectiva de género, siempre con las gafas de la diversidad. Queremos que las mujeres estén bien preparadas para sentarse en una mesa de decisión para ser buenas oradoras, buenas negociadoras, que tengan su propia marca personal, que sepan algo de estrategia, de finanzas y de recursos humanos.

—Además de tu labor en la SGR y en F.L.O.R., has escrito en el 2014 Pasión por hacer, un libro que de alguna manera es otra forma de acompañar también a las mujeres y a las emprendedoras.

—Claro, yo cumplía 50 años y sentía que había tenido muchas vivencias, muchos aprendizajes, desde lo profesional y desde lo personal. Y quería volcarlo en un libro. Y después de varios años, después de haber vendido mi empresa, de haber fortalecido F.L.O.R., de haber fundado la SGR, estoy escribiendo el segundo libro. Espero que pueda salir en el 2022. Creo que se va a llamar Pasión por reinventarse, porque creo que esa es otra cosa que tenemos que hacer las personas en general: repensarnos, reinventarnos, movernos, no quedarnos anclados.

Podés ver la entrevista completa a continuación.

¿Te gustó esta publicación?

¡Hacé clic en las estrellas para calificarla!

¡Lamentamos que esta publicación no te haya interesado!

¡Mejoremos esta publicación!

Decinos cómo podemos mejorar esta publicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *