«Uno le vende a alguien en el mundo»: Areté, una consultora mendocina que sueña con expandirse por Latinoamérica

Agustina Mereles Alonso

Pilar Escariz es licenciada en administración, profesora y mamá. Junto a una amiga creó Areté, una consultora de marketing digital en la que logra unir todas sus pasiones. Un dato curioso antes de empezar: el emprendimiento nació cazando Pokemones.

Pilar Escariz es alegría y energía pura (no sabemos cómo hace para hacer todo). Ella es licenciada en administración especializada en marketing, social media manager, profesora universitaria, y se capacita en todo lo que puede. En 2018 creó Areté junto a su amiga Lucila Di Paolo, y hoy son un equipo de tres junto a Antonella Di Paolo. Luci también es licenciada en administración y se especializa en análisis de proyectos, marketing, comunicación y psicología. Por su parte, Anto es la diseñadora del equipo y profe de la carrera de diseño. Uno de los distintivos de la empresa es que siempre buscan salir del clásico marketing digital y «meterse» en el negocio del cliente. 

Lu y Pili se conocieron en un curso de coaching en la época en que Pókemon Go era la novedad. «Como soy una niña eterna, quería ver Pókemon Go. Entonces salimos en el break del almuerzo y nos fuimos a buscar pokemones alrededor de la facultad. De ahí quedamos muy amigas. Un día Luci me llama y me dice: “¿Te animás a que larguemos la consultora esa que hablábamos?” y le dije que sí», recuerda Pili. La consultora siempre fue su sueño, pero se imaginaba que eso pasaría a sus 45 años, no casi diez años antes. Areté es una realidad y hoy está feliz de poder compartirlo con dos personas con las cuales siente una sinergia incomparable.

—Ustedes dicen que «se meten» en el negocio del cliente. ¿Creés que ese es su diferencial frente a otras consultoras?

—Sí, totalmente. Cuando empezamos este camino nos dimos cuenta de que la clave estaba en que lo que uno hace, lo hace distinto del otro. En Areté creemos que hay que encontrar la forma en la que vos vendés (que el otro no vende) y comunicar eso. Tengo la frase de que uno no le vende a todo el mundo, le vende a alguien en el mundo. Y ese alguien te busca por algo.

Cuando nos piden un presupuesto de redes, siempre le digo al cliente que nos reunamos. Si no lo conozco no le puedo llevar las redes. Hasta que no lo conozca al 100 %, no puedo hacerlo porque voy a postear en genérico, lo mismo que todo el mundo, y no le va a servir.

¿Cómo haces para manejarte en un mercado que no está regularizado en valores? ¿Cómo hacen a la hora de pasar un presupuesto?

Nosotras tenemos nuestros precios fijados. Los pensamos mucho en base al valor que damos. Lo que hacemos en Areté va mucho más allá de las redes: va a conocerte, que el cliente se conozca a sí mismo. Es muy llamativo para nosotras que cuando entregamos las estrategias nos digan: «¡guau! ¡Veo a nuestra marca ahí! Es tal cual, yo no lo podía decir». Creemos que cuando el cliente nos conoce a nosotras, y sabe lo que le ofrecemos, lo vale.

¿Hacia dónde creés que va la comunicación de las marcas?

Todo comunica y, a la vez, el mundo es conversación. Hoy en día, la misma conversación que tenés con tu cliente en persona, la podés tener de manera virtual o digital. En ese sentido, las marcas tienen que volverse humanas, con todo lo que eso implica. Tienen que entender que somos un colectivo de personas que está detrás de una imagen humana, de una idealización de esa persona que es la marca. Esa «persona» conecta con las otras y ahí es cuando vende.

Nosotras siempre decimos que Areté es distinta a nosotras tres. Ella es la marca, ella es nosotras, pero, a su vez, es otra persona. ¡Hasta sabemos cómo se viste! Es como un personaje que tenés ahí que hace que hablés de otra manera.

El sueño de la expansión

Algo que Pili resalta del equipo de trabajo es que tienen dos perfiles: el sabio y el creador. Cuando trabajan desde el perfil creador, dan rienda suelta a su creatividad e imaginación y «salen cosas súper locas», nos cuenta. Actualmente, Areté está proyectándose hacia el exterior, más específicamente hacia Colombia y España. La decisión de buscar estos rumbos no solo surge por lo económico, sino también porque, según lo ven ellas, afuera la gente trabaja y entiende mejor lo virtual.

Desde el perfil de sabio, en Areté buscan constantemente educar a sus clientes y seguidores de redes. La intención detrás de esta enseñanza es que la gente pueda comprender que la tarea que ellas realizan no es «postear por postear», sino que tiene un sentido mucho más profundo.

Ser mamá y emprendedora

La gran premisa de esta gran emprendedora frente a la maternidad es la calidad antes que la cantidad. «Quizás estoy en el medio de armar un posteo y Guada viene y me dice: “Mami, ¿me ayudás a pegar las figuritas en el álbum?” y aprovecho el poder estar para pegar esas figuritas que no van a demorar más de 10 minutos, y a ella la hace feliz», comenta Pili con una sonrisa. Algo que disfruta mucho desde que dejó su trabajo en relación de dependencia es la posibilidad de hacer unos minutos más de fiaca antes de llevar a los chicos al colegio. «Creo que todo está en los pequeños momentos», finaliza.

¿Te quedaste con ganas de más Areté? Escuchá la nota completa en nuestro podcast:

¿Te gustó esta publicación?

¡Hacé clic en las estrellas para calificarla!

¡Lamentamos que esta publicación no te haya interesado!

¡Mejoremos esta publicación!

Decinos cómo podemos mejorar esta publicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *