«Tilo y canela»: los aromas y objetos de diseño para expresar las emociones

Agustina Mereles Alonso

A sus 45 años, Ana Riso Squizziatto se animó a «dar vuelta la página» y emprendió en su propio negocio de objetos de decoración hechos a mano. «Tilo y Canela» nació tras varios años trabajando en relación de dependencia. En esta nota hablamos sobre los desafíos de emprender, los proyectos a futuro y la maternidad.

Ana Riso Squizziatto es cordobesa, tiene 45 años y es mamá de dos niños y una niña. Durante muchos años trabajó en relación de dependencia en experiencia a clientes, hasta que se decidió a seguir su intuición e iniciar su propio camino como emprendedora. Hace casi 12 años abrió junto con su esposo un local comercial en el centro del barrio Las Rosas, en Córdoba capital. En él vendían perfumes de una conocida marca. Al poco tiempo se vieron obligados a cerrar su espacio, pero la marca Tilo y canela continuaba perteneciéndoles.

Mientras sanaba su herida por haber intentado y fallado, Ana continuó trabajando en relación de dependencia. Justo antes de la pandemia, y con renovadas esperanzas, decidió lanzarse nuevamente a emprender. Esta vez, Tilo y canela es un espacio de objetos de decoración hechos a mano.

—¿Cómo fue atreverse nuevamente a emprender?

—El emprendedor se cae y se levanta 80 veces hasta que encuentre el camino adecuado. Antes de la pandemia, tuve la oportunidad de hacer este cambio de vida y decidí aventurarme. Está funcionando, le pongo muchas ganas. Tenemos hijos, la situación económica nuestra no está fácil y es vivir el día a día. Uno tiene que luchar a cada paso que da y la incertidumbre es gigante, pero la parte linda de todo esto es que que uno se siente bien y renueva la apuesta todos los días.

 —¿Te capacitaste en algo antes de retomar «Tilo y canela»?

—Sí. Bah, en realidad me recapacité en el oficio cerero que consiste en hacer velas. Aprendí cómo hacer velas de cera de soja, porque en mi época de facultad hacía velas de parafina. Viajé a Buenos Aires a hacer un curso en la cerería Felizza Anunciatta, donde me volví a conectar con los perfumes, con las sensaciones y con las emociones. Ahí fue cuando me dije «me parece que va por acá». Yo había creado la marca Tilo y canela con la intención de crear mis propios perfumes y aromas, entonces ahí me terminé de animar y sumé todo el resto de los objetos de decoración textiles, bordados y tejidos.

—También te animaste a dar cursos

—Exactamente. Eso también fue un aprendizaje de otro emprendimiento fallido que tuve con una socia. Teníamos un emprendimiento de tejidos para bebés y niños. La señora que nos tejía falleció y no pudimos reemplazarla. En ese momento tomamos la decisión de cerrar el negocio, pero a mí me quedó dando vueltas esto de que mucha gente está volviendo hacia lo manual y lo artesanal. Es difícil encontrar gente que tenga oficio y que pueda trabajar de esto y ser proveedor de otros emprendedores a su vez. De ahí es que surge esta necesidad. Yo doy capacitaciones a emprendedores y al público en general que quiera aprender a hacer su propia vela de soja. También estoy haciendo talleres de distintas técnicas de bordado, de estampas y de lo que yo me voy animando a transmitir desde mi experiencia. Esa es la otra pata de Tilo y canela, que también me permite fusionar mi experiencia anterior en mi trabajo en relación de dependencia con esta esta pasión de hacer cosas con las manos.

—¿Qué otros proyectos tenés para este año?

—El proyecto más ambicioso que tengo es justamente empezar a compartir todas estas experiencias y conocimientos que tengo en relación a los oficios. La idea es que todos los meses tenga fechas para enseñar distintas técnicas; no solamente en mi showroom, sino también en otros espacios creativos que me están convocando. 

—¿Estás trabajando sola o contás con un equipo?

—En este momento trabajo sola en la producción. Hago los manteles, las estampas, los tejidos y las velas. Estoy rodeada de gente que me ayuda y colabora. Las redes sociales las delegué, porque no era lo mío. Espero algún día poder expandirme y empezar a dar trabajo a otra gente, eso sería ideal. 

—¿Qué tres consejos le podés dar a aquellas personas que se quieren animar a emprender?

—Una de las premisas es que hay que animarse y seguir el instinto que uno tiene, y seguir el corazón. El emprendedor se cae y se levanta, como te dije, 80 veces. Si te caés, aprendes de las lecciones, no se puede continuar sin haber hecho una lectura anterior de lo que no funcionó.  Y lo último es que no hay que desanimarse. Siempre hay que buscar alianzas y buscar rodearse de otros emprendedores para poder generar esa red de contactos tan necesaria para sostener al emprendedor.

Las fragancias como manera de expresarse

Ana destacó la importancia de los aromas en su vida y cómo a través de estos las personas pueden expresar y transmitir emociones. Esta premisa que tiene en su vida personal la refleja también en Tilo y canela y tomó más fuerza cuando volvió a reconectarse con el armado de velas. «Cuando empezás a conocer perfumes, automáticamente algún aroma o detalle te lleva hacia una emoción», asegura.

«Con el tiempo aprendés a prender una vela cuando necesitas tranquilidad o a prender una vela con tal intención, por ejemplo, para bajar la energía y armonizar, o bajar el nivel de ansiedad y estar más tranquila. Lo que se transmite a través de los perfumes es un viaje maravilloso», comenta entusiasmada. También comenta que para momentos en los que necesitemos activarnos y levantar el ánimo, podemos optar por aromas más frutales. «La vainilla y el coco te levantan el espíritu y te animan, te cambia el humor y las emociones. Es cuestión de animarse y probar», finaliza.

¿Te quedaste con ganas de conocer más sobre «Tilo y Canela»? Escuchá la entrevista completa en nuestro podcast de «Hoy Emprendemos».

¿Te gustó esta publicación?

¡Hacé clic en las estrellas para calificarla!

¡Lamentamos que esta publicación no te haya interesado!

¡Mejoremos esta publicación!

Decinos cómo podemos mejorar esta publicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *