Noe Moon Hair & Make Up, un emprendimiento con nombre propio (pero concebido en equipo)

Sole Huespe

Hace seis años abrió sus puertas por primera vez en la esquina de Martín Zapata y Huarpes, en pleno centro mendocino. Llegó a tener ocho colaboradores. El negocio no solo hace foco en la peluquería, sino también en el maquillaje y algunos servicios de estética. «De las peluquerías de la ciudad, es la más linda y cómoda», dice orgullosa Noelia Moreno Luna, bautizada por su entorno como «Noe Moon». La historia, el foco y los planes a futuro, en esta nota.

Que las peluquerías hayan sido uno de los rubros más golpeados por la pandemia, no es  novedad. Lo que sí es novedoso es la gestión de este emprendimiento que, contra viento y marea, se proyecta a futuro con nuevas aperturas y sumando unidades de negocio.

La historia de «la pelu»

«Tengo 33 años y a los 19 empecé en el rubro de peluquería. Siempre me gustaron las producciones de peinados y maquillaje. Con el tiempo empecé a trabajar en grandes peluquerías mendocinas y me avoqué a la colorimetría, un mundo que descubrí y me apasionó», así recuerda Noe sus inicios en el rubro.Fueron varios años de trabajar como empleada en peluquerías de las que aprendió mucho. «Con los años me dí cuenta de que ya no encajaba en el rol de empleada, porque ya pensaba desde otra perspectiva. Así que empecé a buscar mi propio espacio para tratar de direccionar esas ideas que tenía en mente», dice. Hace siete años descubrió ese «gen emprendedor» en ella y empezó a gestar la idea de Noe Moon Hair & Make Up, un espacio donde la creatividad es la estrella.

Hoy cuenta con un salón de 120 metros cuadrados, muy amplio y con sectores diferenciados. «Es una pelu preciosa, que reúne todas las condiciones que siempre soñé. Tiene desde un patio hasta una terraza, el sector de bachas aparte y muchas comodidades para el equipo de trabajo», resume la emprendedora. Allí llegaron a trabajar ocho personas. Hoy el equipo está conformado por cinco colaboradores que se ocupan de las diferentes unidades de negocio: estilismo, maquillaje y estética corporal.

La clientela es muy variada, pero si tuviera que definirla, Noe asegura que sus clientes son mujeres y hombres entre los 20 y los 50 años. «Mis clientes buscan verse modernos, pero a la vez buscan un look que sea práctico de llevar para no tener que vivir dentro de la peluquería».

—¿Qué es lo que más te piden tus clientes?

—Desde hace algunos años la estrella es el babylight o los trabajos que tengan que ver con decoloraciones. Es un tipo de mecha que no sale de raíz, que no se marca, y puede dar un efecto de desgaste, un efecto de iluminación. Actualmente la tendencia hace que algunos mechones alrededor del contorno de la cara sean un poco más marcados. Y eso tiene un concepto de personalización y creatividad que me gusta mucho.

La clave del éxito

Capacitación. Esa sería una buena palabra para resumir uno de los pilares de Noe Moon. «Nunca me quedé con lo que sabía; nunca dejé de capacitarme», asegura. 

Pero no es solo eso. Una visión clara del negocio que siempre la acompaña, sobre todo en momentos complicados como este. «Siempre trato de buscarle la vuelta. Cuando hay problemas, me pongo creativa: en la pandemia empecé a ofrecer compras futuras (cupones a precios muy competitivos para usar cuando las peluquerías estuvieran habilitadas), a dar diagnósticos en línea, a hacer reír a la gente en mis redes sociales… También me ayudó mucho empezar a escribir en un diario hace seis años. Eso me dio visibilidad», analiza. Además, reconoce el mentoreo y el coaching como herramientas claves del negocio. «Busqué ayuda también. La tuve de mentora a Milly Castillo y tengo mi coach».

Desafíos

El desafío más inmediato, como para cualquier negocio del rubro, es recuperar algo de estabilidad para poder seguir atendiendo. «Mi objetivo hoy es mantener todo el equipo y crecer en la forma de atención, que hoy está complicada por los protocolos y los DNU», manifiesta. «Voy pensando un día a la vez, es algo que me cuesta mucho, pero hoy es así. Antes se planificaba a dos o tres meses y hoy no se puede».

Si el escenario fuera otro y la pandemia nunca hubiera sucedido, de acá a cinco años Noe Moon se hubiera imaginado con una sucursal en los alrededores de Chacras de Coria. Y fiel a su impronta emprendedora, las esperanzas están intactas. «Cuando este momento se supere, seguramente volveré a pensar en abrir una sucursal», culmina.

¿Te gustó esta publicación?

¡Hacé clic en las estrellas para calificarla!

¡Lamentamos que esta publicación no te haya interesado!

¡Mejoremos esta publicación!

Decinos cómo podemos mejorar esta publicación.

5 comentarios sobre «Noe Moon Hair & Make Up, un emprendimiento con nombre propio (pero concebido en equipo)»

  1. Yo agregaria:CREADORA DE EMPATÍA
    IMPULSORA DE TU DESCUBRIMINTO DE TU YO INTERIOR DE AFUERA HACI A2DENTRO
    Impulsora del slogan LA VIDA ES BELLA PERO EMPEZANDO DE AFUERA HACÍA DENTR.O. …….(continuara)

  2. Yo agregaria:CREADORA DE EMPATÍA
    IMPULSORA DE TU DESCUBRIMINTO DE TU YO INTERIOR DE AFUERA HACI A2DENTRO
    Impulsora del slogan LA VIDA ES BELLA PERO EMPEZANDO DE AFUERA HACÍA DENTR.O. …….(continuara)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *