Nati de Bruna Eventos: «Nuestra premisa es calidad, originalidad y diseño»

Agustina Mereles Alonso

Natalia Brunelli es la creadora de Bruna Eventos. Lo que originalmente fue un espacio para reuniones y fiestas, hoy es un emprendimiento que cuenta con distintas ramas: mobiliario, ambientación y decoración. Junto a Santiago, su pareja, hacen un equipo espectacular que apuesta a la calidez de los espacios que crean.

En pleno Córdoba Capital se encuentra Bruna Eventos, un multiespacio para eventos que luego se expandió hacia otros rubros como el de alquiler de mobiliario, ambientación y decoración. La creadora de este emprendimiento es Natalia Brunelli, quien, antes de que Bruna llegara a su vida, pasó por varias carreras como sociología, trabajo social y teatro. Finalmente se decidió a estudiar organización de eventos, carrera de la cual se recibió. Desde ese momento, Nati se convirtió en emprendedora. Su primer experiencia fue junto a una compañera de la facultad con quien organizaba pequeños eventos para la mujer.

Bruna eventos surge en 2009 frente a la búsqueda de lugares para realizar los eventos. Ante esa necesidad, Nati y Santiago empezaron a buscar un espacio donde instalarse. «Un día íbamos con mi mamá recorriendo barrios de Córdoba y vimos una casa que estaba en venta. Mi mamá clavó los frenos, empezamos a hablar con la inmobiliaria que era de Alta Gracia. A los dos años estábamos inaugurando Bruna Multiespacio», relata la entonces flamante dueña. El espacio es una casona que está a cinco minutos del centro de la ciudad de Córdoba y tiene una capacidad máxima de 100 personas. «La verdad que fue un sueño haberlo podido llevar a cabo», recuerda Nati.

Ver la necesidad, animarse y expandir el negocio

En 2013, por un evento familiar, surge la necesidad de tener y crear mobiliario distinto al de la competencia. Así es que la pareja decidió sumar a Bruna la posibilidad de que sus clientes puedan alquilarles el mobiliario. Al comienzo trabajaban con una casa de decoración, pero luego se animaron a producir sus propios muebles. Para ello reclutaron a habilidosos artesanos que pasaron a formar parte activa y vital de la familia Bruna. Debido a la situación sanitaria actual, la casa no está en funcionamiento, por lo que esta rama del emprendimiento se ha convertido en la principal fuente de trabajo.

Junto al alquiler de mobiliario, también llegó la ambientación de espacios. Acá, Nati despliega toda su creatividad y se ocupa de cada uno de los detalles. «Nuestra premisa es calidad, originalidad y diseño», aclara.

—¿Cómo plasmás tu creatividad en la ambientación de espacios?

—Es un desafío del que también sigo aprendiendo. A causa de esta entrevista me puse a ver fotos de los comienzos y dije «¡Ay! ¿Por qué hice eso?». Luego vi las fotos de los eventos más cercanos y hay un crecimiento enorme. Hay un aprendizaje de colores y de texturas que, más allá de los cursos que uno haga, es en el hacer cuando uno aprende. Lo importante en la ambientación radica en el hecho de crear espacios cálidos y familiares. Creo que eso es algo que nos caracteriza. Tenemos ambientaciones más tranquilas, no tan llamativas, pero que tienen una carga de familiaridad. Lo que buscamos es que el cliente, cuando llega a ese espacio, lo sienta como propio, como una extensión de ellos mismos y que habla de ellos mismos.

—¿Cómo vivieron la pandemia y cómo viven la reactivación de los eventos?

—¡Ahora es una locura! Durante la pandemia, como todo el rubro, estuvimos muy golpeados. Fueron meses de mucha incertidumbre porque no sabíamos nada. Muchos colegas debieron dejar el rubro y eso se está notando ahora, porque los que quedamos no estamos dando abasto, hay muchísima demanda. Desde que se abrieron las restricciones, lo que busca la gente es reunirse, divertirse. Y se está volviendo un caos el tema de fechas y es difícil responder como uno quiere responder. Por otro lado, nosotros somos un equipo chico, no tenemos mucho personal a cargo, por lo que pudimos mantener el emprendimiento.

—¿Lograron reinventarse de alguna manera?

—A mí me gustan mucho las celebraciones de fin de año, por lo que busqué la manera de acercarme a nuestros clientes y ofrecerles alternativas para que puedan celebrar las fiestas. Quería darle calidez a las fiestas en pandemia y generar recuerdos. Ahí apareció la idea que tenía cuando era chica, de que había adornos muy particulares que se ponían en determinado lugar y generaban recuerdos que van asociados a lo que busco con los eventos. Así nació «Feliz, Feliz», va a ser un mercado donde la idea es poder contar con un showroom, más allá de la venta online, para que se pueda acercar a buscar aquellos artículos únicos que forman parte de la decoración navideña.

Emprender en lo personal

«Emprender es siempre un desafío y un arriesgar», asegura Natalia, quien lleva casi un tercio de su vida emprendiendo y conoce. Sin embargo, también reconoce que varias veces ha pospuesto su vida personal por continuar avanzando en el negocio. «Creo que ahora tengo que aprender cómo fusionar mi parte emprendedora con mi parte personal. Santiago y yo estamos muy abocados al emprendimiento y empezamos a dejar de lado la parte personal; es necesario encontrar un balance», reflexiona.

¿Te quedaste con ganas de conocer más sobre Bruna Eventos? Escuchá nuestro podcast de Hoy Emprendemos en Spotify.

¿Te gustó esta publicación?

¡Hacé clic en las estrellas para calificarla!

¡Lamentamos que esta publicación no te haya interesado!

¡Mejoremos esta publicación!

Decinos cómo podemos mejorar esta publicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *