Muy Americano, una empresa en expansión dedicada a las quinceañeras

Agustina Mereles Alonso

La cordobesa Marysol Guevara es la creadora de Muy Americano, una empresa de vestidos para quinceañeras que busca hacer de ese momento especial una experiencia única. Con diez años de experiencia en el rubro, ha logrado crear un negocio en expansión y que apunta al mercado exterior.

Marysol Guevara tiene 40 años, vive en Córdoba y es la flamante dueña de Muy Americano, un emprendimiento dedicado a las quinceañeras. Su empresa se convirtió en una de las más importantes del país dentro del rubro: por año producen alrededor de 5000 vestidos para quinceañeras. Además, logra ver más allá y hace suya las necesidades de sus clientes. Así fue como, en plena pandemia, junto a Manuel, su marido y gran coequiper, abrieron dos nuevas unidades de negocio: Muy Americano Producciones y Muy Americano Agencia de Modelos.

Antes de dedicarse a emprender, Marysol estudió Administración en Recursos Humanos y cuenta con conocimientos de diseño de indumentaria y alta costura. Junto a su pareja tuvieron varios emprendimientos de los cuales algunos fueron éxitosos y otros fracasaron. Muy Americano surgió en un momento en el que el panorama no era el mejor. Aun así, apostaron una vez más por sus sueños y lograron convertirse en dueños de una gran empresa que brinda trabajo a muchas personas, algo que los llena de orgullo.

—¿Qué recorrido hiciste como mujer emprendedora hasta llegar a Muy Americano?

—Creo que el recorrido, independientemente del rubro, todos los emprendedores lo transitamos desde un mismo lugar: la autosuperación, los sacrificios, la proyección de un objetivo, la lucha por cumplirlo, y los ajustes que se le van haciendo en el camino. Con mi marido originalmente comenzamos este emprendimiento con los zapatos. Teníamos un producto que era muy bueno y un distintivo brutal, pero en el medio fuimos reajustando nuestras metas y relacionándonos por distintos lugares hasta llegar a los vestidos de 15. Este es un producto que nos sigue sorprendiendo y nos ayuda a seguir evolucionando.

—¿Los vestidos los hacés vos o tenés un equipo que te acompaña?

—Sí, somos un equipo súper grande. En Muy Americano somos alrededor de 50 personas trabajando. Yo estoy involucrada en la parte comercial y marketing, pero también estoy en la parte de diseño. Actualmente trabajamos con 12 talleres en el corte, armado, confección, etc. y, a parte, tenemos 3 talleres de bordado. Somos muchas personas las que vivimos del armado de vestidos de 15, por decirlo de alguna manera. Algo de Muy Americano que nos encanta es, a parte de ser una empresa familiar, poder brindar trabajo a la gente de Córdoba. Es algo que nos llena de amor y alegría.

—¿Cómo das el salto de producir vestidos de 15 a abrir una escuela de modelos?

—La idea surge de las mismas clientas. Ellas mismas nos escribían por Instagram para ser nuestras modelos de vestidos de 15. Nuestra embajadora es Valentina Arévalo, ella empezó con 13 años y ahora ya va para los 18; ha hecho todo un trayecto con nosotros. Todas las nenas mandaban fotos y decían que querían posar con Valentina, o que querían estar en una sesión con Valentina o ser modelos como Valentina. Empezamos a llamar a algunas chicas que veíamos que tenían el perfil, pero detrás de una foto hay muchísimo trabajo de preproducción y, además, la jornada duraba 3 o 4 horas, mientras que cuando la modelo es profesional ese tiempo se reduce a la mitad. Cuando nos preguntaban si podían ser nuestras modelos, nosotros comenzamos a preguntar si estarían interesadas en hacer una formación como modelo. Hicimos una encuesta y el 97 % dijo que sí. Entonces dijimos «hagamos nuestro gran scouting para elegir caras nuevas». En plena pandemia organizamos un evento para el cual se habían postulado 5000 chicas, pero desde la municipalidad solo me autorizaron 100 personas. Y así comenzó el primer curso con 100 alumnas. Lo más loco que nos sucedió fue que solo el 40 % de las alumnas quieren ser modelos, el 60 % restante vino a la escuela por otros motivos: por autoestima, para ganar confianza, por la oratoria. Es una escuela que forma valores y eso es lo que nos emociona.

—También cuentan con una productora dentro de Muy Americano, ¿cómo funciona esa parte de la empresa?

—Sí, contamos con Muy Americano Producciones, que desde ese lugar nosotros gestionamos todo el contenido que está relacionado con el vestido de 15. En esta pandemia, otra unidad de negocio fue la productora, porque escuchamos a nuestros clientes que nos decían «no quiero festejar mis dulces 16, tengo 15 años, quiero hacer la reunión y quiero que un fotógrafo me haga una foto, pero no tengo quien me la haga». Así fue que armamos nuestra productora para contenidos audiovisuales donde tenemos nuestro equipo de fotógrafos y nuestra film maker. Desde ese lugar lanzamos nuestro «combo cuarentena»: le vendíamos el vestido a la quinceañera, foto y vídeo. Se podía estar al aire libre en el parque y podía invitar entre 5 y 10 amigas. Entonces no le sacamos la ilusión a las chicas.

Saber responder frente a la crisis

La producción de vestidos en Muy Americano es elevada. Por año producen alrededor de 5000 vestidos y han llegado a entregar 120 en un día. Afortunadamente, la pandemia no fue una gran traba; al  contar con un acopio de telas les fue posible distribuirlas y poder continuar con sus trabajos desde sus casas casi con normalidad. «La particularidad que tiene la alta costura es que es un oficio que tiene muchas terminaciones y acabados que se hacen a mano, por lo que pudimos transformar los hogares en talleres», explica Marysol. La comunicación y el reporte de los avances los hacían a través de plataformas de mensajería rápida y vídeo llamadas, logrando de esa manera que el trabajo fluyera y no frenara. «Hicimos que todo estuviera al día con la situación del momento para no parar, porque cuando pudiéramos prender la luz y volver a la presencialidad, teníamos a todos esos clientes esperando su vestido», cuenta orgullosa de haber podido superar la crisis.

Brillando desde Córdoba al mundo

Cuando le preguntamos a Marysol por el futuro de Muy Americano nos dijo: «lo veo brillando». Hace poco cerraron un nuevo scouting donde convirtieron su agencia de modelos en una agencia internacional que se llama American Model Management. El próximo paso del sueño es que los vestidos de 15 de Muy Americano sean parte de uno de los eventos más importantes de la moda: el Fashion Week. Antes de la pandemia, la marca había sido convocada para las ediciones de este evento que se realizan en Buenos Aires, Milán y Barcelona, por lo que están a la espera de una nueva invitación. Por supuesto que el broche de oro sería poder llevar a sus modelos a desfilar en esas pasarelas, cosa que ya está en tratativas. También adelantó que es probable que surja una nueva división dentro de Muy Americano que se relacione con los salones de fiesta, pero para eso debemos esperar.

¿Te gustó esta publicación?

¡Hacé clic en las estrellas para calificarla!

¡Lamentamos que esta publicación no te haya interesado!

¡Mejoremos esta publicación!

Decinos cómo podemos mejorar esta publicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *