Laura Fadul: «La sangre emprendedora no te perdona si bajás los brazos»

Sole Huespe

Con más de 10 años en el mercado de Córdoba, Laura Fadul – Event Planner abraza una profesión que cada vez tiene más auge y que es fundamental en los días más importantes de la vida de sus clientes: la boda, un cumpleaños, o un evento social o corporativo. Comenzó sola organizando eventos y hoy ya son seis las personas que trabajan con Laura, una joven emprendedora que en plena pandemia sumó una nueva unidad de negocios para reinventarse y seguir. 

Foto: Lucas Cuello

Laura Fadul es una cordobesa que siempre estuvo vinculada a los eventos. A los 18 años trabajaba para agencias de modelos y, un poco más adelante, manejó el staff de modelos de la revista Las Rosas. Hasta que un día de 2011 le hizo el clic como a muchos emprendedores y se dio cuenta de que quería ser su propia jefa. Desde entonces organiza eventos sociales –casamientos, fiestas de 15, cumpleaños– y, en menor medida, eventos empresariales. 

Su foco de negocios

«Organizo fiestas únicas, en lugares poco comunes, 100% personalizadas. Soy especialista en bodas», así se presenta Fadul. «Me centré en bodas, pero buscando a novios que quisieran algo distinto y diferente. Es raro que yo haga un casamiento en un salón tradicional. Trato de proponer lugares como estancias con buenos paisajes, donde la gente celebre su amor y que los eventos quizás sean más largos que lo tradicional, un fin de semana completo, que sea una experiencia única e irrepetible. Muchas veces la gente piensa que es mucho más caro, pero la diferencia a veces no es mucha y el resultado es más lindo que una fiesta convencional que dura 8 horas», sigue.

—¿Cuál fue la fiesta más loca que hiciste?

—Fue en un salón, curiosamente. Pero era un mini Cosquín Rock, con 300 invitados y muchísimas bandas en escena, desde La Barra hasta Los Caligaris; la logística era muy importante.

—¿Con cuánto tiempo se empieza a planificar una fiesta? ¿Cuánto tiempo antes empezás a trabajar con los novios?

—Lo ideal es un año antes, aproximadamente, sobre todo por la disponibilidad de la fecha. Aun así, nuestra empresa tiene la capacidad de poder organizar un evento con dos o tres meses de anticipación. De hecho, lo pusimos a prueba especialmente en la pandemia, cuando las personas comenzaron a contactarnos para realizar fiestas tipo express: todo era ya, todo en el momento. También influye el presupuesto que tengan a la hora de tomar decisiones urgentes y de qué proveedores disponibles estén acordes a ese presupuesto. Mi función también es de alguna forma hacerlos caer en la realidad de lo que sí se puede o no dentro de ese presupuesto; la gente a veces no tiene la conciencia o el conocimiento exacto de lo que sale cada servicio.

—¿Cómo se cobra el servicio? ¿Un monto fijo o una cuota mensual?

—En nuestro rubro no hay una forma rígida de manejarse con respecto a esto. Yo cobro una sola vez, el 50 % por adelantado y el saldo a convenir. Empiezo sola y luego para el evento voy incorporando algunas colaboradoras.

Pandemia y después

El de los eventos fue uno de los sectores más castigados por las restricciones de la pandemia, pero Laura Fadul no se quedó quieta y decidió retomar un negocio que había comenzado cuatro años atrás y no le dedicaba mucha energía por falta de tiempo: la tienda virtual Mercadito para eventos, en la que comercializa productos para festejar en casa. «Son party boxes listas. Pero además surgió que aparte de particulares, las empresas empezaron a buscar regalos para mantener motivados a los empleados que trabajaban desde casa. Entonces la propuesta se arma a la medida de cada empresa según su presupuesto. Contamos con dos tipos de cajas, una de bienvenida y una de cumpleaños, que pueden tener desde cotillón hasta torta, golosinas, etc. Es decir, logramos ubicar un producto que ya conocíamos y veníamos desarrollando en un nuevo mercado», nos cuenta.

Paralelamente trabaja denodadamente para mantener activa la organización de eventos. «Ahora empezaron a reactivarse los eventos para 2022 y me estoy yendo de la oficina como a las 21:30 a casa», dice. 

Su oficina está en Alta Córdoba, sobre la calle Rivadeo. Allí se fusionan sus dos marcas. «Es un lugar importante porque la tienda virtual empezó a crecer tanto que necesito un lugar que acompañe ese crecimiento».

—¿Desafíos a futuro?

—Aunque es muy difícil planificar a futuro, la sangre emprendedora no te perdona si bajás los brazos. En la organización de eventos, pasará un buen tiempo hasta poder volver al ritmo y a la rentabilidad que teníamos antes de la pandemia. En este negocio pretendo seguir creciendo y armar un equipo sólido y que funcione. Dicen que te convertís en empresaria cuando lográs que lo mejor pase en tu empresa cuando no estás. Bueno, pretendo eso, poder con el tiempo no tener que estar físicamente en todo para que todo funcione como quiero, que las personas que colaboran conmigo puedan mañana cubrirme. Siempre es una apuesta y una inversión formar gente y lograr que se queden trabajando. Pasa mucho que cuando comienzan a trabajar, luego quieren formar su propia empresa y es muy difícil retener a las personas.

Y con el Mercadito para eventos, primero quiero celebrar todo lo que estoy logrando y creciendo, que no es poco después de este año y medio tan particular –eso te permite disfrutar y reconocerte en tus logros para seguir eligiendo este camino de emprender–. Y después, con el tiempo, quiero incorporar nuevos productos como bazar y decoración. Tengo buenas expectativas en ese sentido.

¿Te gustó esta publicación?

¡Hacé clic en las estrellas para calificarla!

¡Lamentamos que esta publicación no te haya interesado!

¡Mejoremos esta publicación!

Decinos cómo podemos mejorar esta publicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *