Florencia Moyano Carranza, una precursora de la organización de bodas y eventos en Córdoba

Sole Huespe

Su nombre es su marca. Florencia Moyano Carranza es sinónimo de event & wedding planner, y es la que marcó el camino de los que vinieron después en su rubro: comenzó hace más de 20 años cuando nadie lo hacía. Organizó cientos de eventos, desde casamientos que duraron 5 días, al almuerzo de los reyes de España en el Congreso Internacional de la Lengua Española que se realizó en Córdoba en 2019. Conocé su historia y sus desafíos futuros en esta nota.

Para muchos el 2001 fue un año para el olvido; sin embargo, fue un año bisagra en la vida de Florencia Moyano Carranza, una organizadora de eventos que se convirtió en referente nacional. Hasta ese momento trabajaba en un estudio jurídico, pero algo le llamó la atención en un aviso de la prensa: un curso de ceremonial y protocolo en Buenos Aires (en Córdoba todavía no era un área muy desarrollada). «Cuando ví el aviso en el diario, se me prendió algo internamente y me dije: “Qué lindo organizar eventos”. Con el tiempo me dí cuenta de que el tema del ceremonial y el protocolo desde chica estuvo presente en mí», rememora. Empezó el curso (viajaba todas las semanas a Buenos Aires) y comenzó a llamarle la atención el nivel de eventos en la capital: «Allá ya existían las organizadoras de eventos como tales y acá en Córdoba todavía no».

Al finalizar el curso, la profe le preguntó: «¿Flor, cuándo vas a organizar tu primer evento?». Esa fue la pregunta que lo cambió todo. «Hasta ese momento yo hacía el curso porque me gustaba muchísimo, pero no había pensado en organizar nada. No tenía el propósito, ¡ni lo imaginaba!», recuerda Florencia. La profesora, que tuvo un rol central en su vocación, la instó a que organizara un curso de ceremonial y protocolo en Córdoba. Y así lo hizo.

Su primer evento social

Luego de su experiencia como organizadora de cursos de ceremonial durante todo el 2002, al año siguiente se animó a publicitar su servicio para organizar eventos sociales. «Mi primera llamada fue de una pareja que se casaba. Nos juntamos en un bar, fui con un montón de revistas para darles ideas. Les coticé mal (no sabía hacerlo). Me contrataron y la fiesta fue para 300 personas y duró 3 días. Salió divino. El día que terminó la fiesta jugaba Boca en Japón, eso marcó el final: una pantalla gigante y todos mirando el partido. Así debuté y ahí me dí cuenta de que eso era lo mío y era a lo que quería dedicarme en adelante», dice. 

Su primera oficina: otro hito en su carrera

En 2003 tomó la decisión de alquilar su primera oficina. «En realidad lo que yo quería era profesionalizar el servicio y que no quede que yo iba a las reuniones con los clientes de bar en bar», analiza. Estaba ubicada en Tejeda y Gigena (en la zona norte de la ciudad de Córdoba). Allí recibió durante más de 15 años a los y las protagonistas de los eventos sociales más importantes de la provincia y el país. «El año pasado decidí cerrar la oficina por la pandemia y porque desde marzo ya no pudimos ir más», cuenta.

Actualidad y después

Su nombre es su marca y su sello de calidad. Todos los clientes quieren que ella los atienda personalmente. «Dejo la vida en cada evento», asegura. Y si bien es un emprendimiento prácticamente unipersonal, Florencia siempre trabajó con una asistente (el resto de los servicios se contratan para cada evento). 

Hizo y hace escuela, tan es así que la relación con sus clientes trasciende el evento en sí: «Es un servicio tan vinculado a lo emocional que la relación perdura con los años. He organizado dos bodas para la misma persona con una diferencia de 15 años», nos cuenta, y sigue: «Los eventos corporativos son más fáciles, pero los sociales tienen una parte emocional que es la que me sigue moviendo».

¿Cómo te imaginas de acá a 5 o 10 años?

—Ya para ese entonces me imagino solamente asesorando y guiando, no estando en toda la fiesta. Pero sí me imagino preparando a mucha gente para que lo hagan de manera impecable. Actualmente, me gusta seguir estando y formando parte, pero el día de mañana ya me imagino habiendo preparado gente para que haga como si fueran fiestas mías. 

Su desafío es inspirar a las próximas generaciones de organizadores para que la industria siga creciendo en Córdoba y el país.

¿Te gustó esta publicación?

¡Hacé clic en las estrellas para calificarla!

¡Lamentamos que esta publicación no te haya interesado!

¡Mejoremos esta publicación!

Decinos cómo podemos mejorar esta publicación.

Un comentario sobre «Florencia Moyano Carranza, una precursora de la organización de bodas y eventos en Córdoba»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *