Cómo emprender acompañando el crecimiento de tus hijos (Pecaz Kids lo hace)

Sole Huespe

Pecaz Kids es un negocio que nació en Córdoba hace 2 años y comenzó comercializando juguetes de madera exclusivamente por internet. Con el tiempo fue incorporando mobiliario infantil. Creció mucho y muy rápido. Era un nicho donde había mucho por hacer. Hoy Carolina, la fundadora, ya proyecta una línea de producción propia de muebles. Conoce la historia de esta emprendedora que un día decidió alejarse de su trabajo en una multinacional para emprender y acompañar el crecimiento de sus hijos.

Ubicado en el corazón del Cerro de las Rosas, Pecaz Kids cuenta con un showroom donde una entra y dan ganas de volver a ser niña. Juguetes, muebles, decoración y detalles en cada rincón hacen de este emprendimiento un lugar mágico. 

«Para mí, Pecaz vende rincones de magia y de juego para los niños y sus familias». Así conceptualiza su negocio Carolina Zorraquin, alma mater del emprendimiento y mamá de tres niños. Hace dos años, esta mujer decidió dejar su agitada vida como ejecutiva en una multinacional en Buenos Aires para dedicarse a emprender de manera independiente. «El hecho de no pasar tanto tiempo como quería con mis hijos me estrujaba el corazón. Si bien pasaba tiempo de calidad con ellos, yo amo estar sentada en el piso jugando con ellos. En ese momento tenía dos hijos y quería buscar el tercero. Y fue lo que me impulsó al cambio», dice.

Carolina, la emprendedora

Carolina tenía la vida que cualquier joven profesional desearía: era jefa de un área de una empresa multinacional con oficinas en Buenos Aires pero con pie en toda Latinoamérica. Viajaba entre países asiduamente y su salario era acorde a sus responsabilidades. Sin embargo, un día dijo: «Hasta acá llegué, quiero bajarme de los aviones. Quiero acompañar el crecimiento de mis hijos desde otro lugar y pasar más tiempo con ellos».

En un principio pensó en buscar una alternativa comercial para hacerla en paralelo a su trabajo de oficina. La historia cuenta que en ese tiempo quiso comprarle una mesa y sillas pequeñas a sus hijos y en Córdoba no encontraba lo que quería. Las encontró en Buenos Aires y las compró a través de Mercado Libre. 

Tanto gustaron a la gente que iba de visita a su casa, que pensó que esa podía ser una posibilidad. Así empezó a gestarse el gen de Pecaz Kids, el negocio que hoy cuenta con un showroom físico muy cálido, que abre sus puertas todos los días 3 horas, pero su canal de venta principal es el digital.

Instagram, una red fundamental en su negocio (y mucha comunicación)

«Me encantaba el rubro. Siempre me gustaron mucho este tipo de juguetes para que los chicos puedan ser libres, pero jugando de manera segura. Sin embargo, en Córdoba no encontraba un lugar que los vendiera. Yo vengo de Buenos Aires, empecé a buscarlos por internet y las primeras cosas las compré allí. Arranqué comprando de manera mayorista hasta que me largué con la fabricación propia», nos cuenta.

El primer año comenzó vendiendo de manera virtual exclusivamente, a través de redes sociales como Instagram. «Y me empezó a ir muy bien», manifiesta. «El secreto es que no vendo nada que yo no tendría en mi casa», asegura.

Con el tiempo fue incorporando mobiliario, que también le compraba a diferentes proveedores, y hoy ya trabaja en su propia línea de muebles infantiles. «Hoy trabajo 100 % con carpintería: hago mobiliario, camas, mesas de luz, un poco de todo. En decoración compro algunas cosas y otras las fabrico yo».

Planes a futuro

Todos sus clientes están en Córdoba. Y si bien no piensa salir de la provincia, está segura de que todavía queda mucho por crecer. En lo inmediato, planea agrandar el salón de ventas e incorporar una línea nueva de mobiliario. «Mi idea para el año que viene es crecer bastante en mobiliario y sumar a alguien que me pueda ayudar con las líneas de desarrollo de productos. Me gusta mucho el vínculo con los clientes, con las mamás, y no quiero dejar de hacer eso. Lo que pasa cuando las familias vienen al showroom es increíble», nos dice.

Pecaz Kids, el origen del nombre

«Yo tengo pecas desde que soy muy chiquita, siempre fui “la pecosa”. Además, los nombres de mis hijos son Pedro, Carmela y Aurora y el apellido es Alonso Zorraquin, así que combiné todo y quedó Pecaz», devela. Es la marca de su personalidad y el sello de sus hijos. «Mis hijos son Pecaz 100 %», culmina.

¿Te gustó esta publicación?

¡Hacé clic en las estrellas para calificarla!

¡Lamentamos que esta publicación no te haya interesado!

¡Mejoremos esta publicación!

Decinos cómo podemos mejorar esta publicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *