Atenea cosmética natural: «Comprar con inteligencia para cambiar el mundo»

María Emilia Castillo

María Delfina Cabrera tiene 21 años y es oriunda de Chivilcoy, pero desde 2018 vive en la Plata, donde además estudia Licenciatura en Biotecnologia y Biología Molecular en la UNPL. En noviembre de 2019 decidió convertirse en emprendedora y comenzó a buscar la línea de productos de cosmética natural que más funcionara para llevar a su ciudad natal. «Cuando por fin encontré una que se ajustaba a mis expectativas, ya sea en calidad de productos como calidad de personas detrás de la marca, decidí comenzar con el emprendimiento». Fue un largo proceso, pero actualmente le genera mucha felicidad saber que logró lo que tanto quería, dar nacimiento a su marca ATENEA, y sueña con llevarla al resto del país. Aunque asume que todavía queda camino por recorrer y mejores proveedores que conocer para trabajar aun más fuerte en el cuidado del medio ambiente.

Atenea significa diosa de la sabiduría. «Fundamentalmente, Atenea es la sabiduría. Nace armada, porque la inteligencia, por sí misma, es absolutamente invencible».

«Alguna vez leí esa frase y me quedó grabada en la cabeza. La inteligencia es absolutamente invencible y, si trabajamos en ello, si comenzamos a pensar con inteligencia, también lo seremos. Por eso, desde mi emprendimiento busco siempre enseñar y a que compren con inteligencia, que piensen antes de consumir y que se replanteen cosas todo el tiempo».

—Sos una emprendedora que quiere cambiar el mundo. ¿Cuáles son las principales fortalezas de Atenea?

—Creo que Atenea es un espacio donde las personas pueden leer y replantearse los hábitos cotidianos que tienen, y encontrar un lugar donde no se les va a mentir con nada y donde van a tener la posibilidad de elegir qué quieren cambiar. Mucha gente me tiene confianza debido a lo que estudio, ya que entiendo cómo se realiza la producción de lo que vendo, sé que es de calidad y que los componentes son lo que prometen ser.

También las palabras y la información. Siempre estoy informada del tema, nunca publico sin antes haber ahondado todo lo que puedo en el tópico en cuestión, así como tampoco compro nada sin estar 100 % segura e informada. Estoy abierta a que cualquier persona venga y pregunte lo que se le ocurra, y siempre que tenga una respuesta, se la voy a dar.

—¿Qué dificultades encontraste a la hora de emprender?

—A pesar del miedo a emprender, la causa fue más fuerte y me decidí. Al ser mi primer emprendimiento, me costó encontrar un mayorista que no pida un mínimo de dinero elevado para la primera compra. También me cuesta conciliar los tiempos entre el estudio y el emprendimiento: la carrera y Atenea son muy demandantes.

También me resultó muy difícil animar a la gente a probar estos productos. Hay todo un mito detrás de varios de los productos (por ejemplo, el período de adaptación del champú), o también hay gente que por comprar una mala formulación del producto se ha desanimado y no han seguido buscando una marca que sí les funcione. Por suerte, se va normalizando cada vez más el uso de productos naturales.

—¿Cuáles crees que son los puntos claves que te diferencian de la competencia?

La verdad, nunca me lo puse a pensar, porque nunca fui de compararme con la «competencia». Más que competencia, siento que son colegas que trabajan en el mismo rubro, ya sea tanto a nivel local como fuera de mi ciudad. Me gusta pensar en todos nuestros emprendimientos como una comunidad. A mí, personalmente, siempre que compren conscientemente, mientras prueben productos naturales, se animen a usarlos, soy feliz, ya que eso busco desde Atenea. Apuntamos como marca a algo más personal, a animar a las personas a que prueben lo que ofrecemos en este rubro, a que cambien hábitos y enseñarles que un cambio de hábito es súper sencillo y de esta forma generar un impacto en el ambiente que realmente no se imaginan.

El día a día de Atenea junto a colaboradores apasionados

Atenea comercializa varias líneas de productos: cuidado capilar, cuidado facial, eco-hogar, higiene, íntimos, maquillaje natural. Todo se comercializa a través de Instagram, Facebook y la tienda online que podés visitar haciendo clic aquí.

Delfina trabaja con un gran equipo de colaboradores, entre ellos Belén Benítez (fotógrafa) y Florencia Ruiz (diseño), quienes trabajaron desde el logo hasta las plantillas de redes y el catálogo de productos. Entre los mayoristas está Ayla (toallitas de tela), Maggacup (copas menstruales), Meraki (cepillos de bambú) y Cuidado Integral Vegano, quien provee todo el resto de los productos, excepto los discos desmaquillantes que los hace especialmente María.

En el día a día es ella quien se encarga de crear contenido en las redes, hacer compras, administrar la tienda online, armar pedidos y una lista bastante larga de los detrás de escena que no siempre se ven. Cuentan con stock y en algunos casos con productos a pedido, hay puntos de venta en Chivilcoy y La Plata. Sus padres son quienes hacen las entregas en la semana y gracias a ambos Atenea sigue funcionando al 100 %, aunque ella esté en La Plata estudiando. Al resto del país hacen envíos mediante Correo Argentino.

Sos muy chica, pero con un emprendimiento con fuerte futuro, ¿qué consejos darías a emprendedoras que quieran iniciar su negocio?

—¡Qué lindo que me digas que Atenea tiene fuerte futuro! Les recomendaría que siempre pongan todo el amor en lo que hacen, la emoción que le ponemos traspasa pantallas y tanto a mí como al resto de la gente nos encanta verlo. Yo siento que para emprender, además, tiene que ser en un rubro que te interese, ya que de por sí no es fácil y hacerlo en algo que no te interese supongo que lo hace el doble de difícil. Lo importante es darle para adelante y transformarse todas las veces que sea necesario. Amo que emprendan, ya que es un camino hermoso que, aunque cueste, cuando ves que lo vas logrando da una satisfacción y felicidad inigualables.

Atenea y el futuro

Delfina no proyecta mucho a futuro, porque no sabe qué va a pasar mañana. Su premisa, dejar que las cosas fluyan e intentar que Atenea siga creciendo como lo viene haciendo hasta el momento. Sabe que esta no será su fuente principal de ingresos, ya que apuesta a la carrera que está estudiando y ama, y a la que definitivamente se quiere dedicar en un futuro. Pero aun así, apuesta a seguir creciendo y que Atenea continúe siendo parte de su vida por mucho tiempo más, el necesario para seguir ayudando a cambiar el mundo.

Te invitamos a visitar @elclubdeemprendedoras

¿Te gustó esta publicación?

¡Hacé clic en las estrellas para calificarla!

¡Lamentamos que esta publicación no te haya interesado!

¡Mejoremos esta publicación!

Decinos cómo podemos mejorar esta publicación.

16 comentarios sobre «Atenea cosmética natural: «Comprar con inteligencia para cambiar el mundo»»

  1. Hermoso emprendimiento. Cada palabra expresa tu deseo profundo de generar en otros la conciencia sobre el cuidado del medio ambiente, y de como ser parte del cambio. Investigando cada tema para transformar, lo complejo en simple y alcanzable! Felicitaciones

    1. Leer está nota me llena de felicidad y energía incluso para continuar con mis proyectos personales porque es muy integral. Hermoso emprendimiento Delfina, felicitaciones por las ganas que le ponés a todo lo que hacés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *