Vendió su primer cuadro a los 10 años. Entre el arte pop y la medicina, la mirada sub-20 de la artista Lara Guerrero

María Emilia Castillo

En Argentina, la segunda rama de estudios más elegida por las mujeres son las carreras relacionadas con las ciencias humanas. Lara Guerrero sostiene que sí se puede vivir del arte si existen dedicación y estudio.

  Foto: Lara pinta un cuadro en vivo en el evento #Femmemaison2019

Lara Guerrero tiene 19 años y es mendocina; en su mundo más cercano, quienes la rodean suelen llamarla Larita o Lari. Tiene dos hermanas, Luna y Maximina, y es hija de padres emprendedores. Su mamá, Pilar Godoy, es dueña de PG Comunicaciones, y su papá es el reconocido empresario y disc jockey mendocino Martin Guerrero. Cuando terminó el secundario, sin dudarlo, decidió estudiar medicina. Lara recuerda que desde chica jugaba a que era doctora y curaba sus juguetes con cajas de remedios vacías de su abuela: «quiero estudiar medicina desde que tengo memoria, siempre me gustó ayudar a las personas y me llamaba mucho la atención el cuerpo humano». 

Pero la medicina no era su única vocación, de los 6 a los 12 años, asistió a un taller de pintura para aprender técnicas básicas; desde esa época, dibujar y pintar ocupan parte de sus días. Hoy, su pintura es de estilo Arte Pop, una corriente artística de la etapa moderna que realza el valor de lo cotidiano e intenta retratar la realidad a través de imágenes o representaciones de personajes u objetos populares de los años 60, haciendo de esto algo accesible a toda la sociedad. En este tipo de arte, Lara encontró una herramienta para expresar sus emociones y trabajar su creatividad. 

Vendió su primer cuadro a los 10 años a un amigo de sus padres que vive en España. «Es un paisaje con un barco, hoy en día el cuadro está allá», nos cuenta Lara. A los 16 años, en 2017, expuso por primera vez en el Hotel Hyatt Mendoza y al año siguiente en el Hotel NH Cordillera. Actualmente trabaja de niñera y vendiendo sus propios cuadros.

—¿Cuándo y por qué elegiste el arte (la pintura) como forma de expresarte? 

—Hago arte desde que tengo memoria; siempre me gustó dibujar, pintar y hacer manualidades. Cuando mis padres se dieron cuenta del talento que tenía, me llevaron a un taller de pintura donde pude crecer y elegir el estilo que más me gustaba. Aprendí a expresarme con el arte de grande, cuando comencé a hacer cuadros por cuenta propia y no en el taller. 

—¿Cuál fue tu primer cuadro y que te llevó a pintarlo? 

—Mi primer cuadro fue cuando tenía alrededor de 7 años, hice una copia de un Picasso. De todas maneras no lo considero mi primer cuadro ya que recibí ayuda por mi profesora del taller y no fue elección propia. Creo que mi primer cuadro fue uno que hice a los 12, un buda para mi mamá. Ella fue la que me dio el empujón para crecer y seguir pintando después de dejar el taller. 

—¿Cómo es tu proceso de creación y cuánto tiempo le dedicas a la pintura? 

—Por lo general pinto con ira; creo que es la mejor manera de expresarme. No le dedico mucho tiempo debido al estudio, pero cuando pinto es porque ese día me levanté inspirada, no puedo pintar cualquier día. 

—¿Cómo definirías tu estilo de pintura y qué artistas han influenciado en tu arte? 

—Mi estilo de pintura va muy relacionado con la música, sobre todo el rock; hago arte pop, me gusta mucho jugar con los colores. Sinceramente, no creo que ningún artista me haya influenciado, suelo investigar y sacar un poco de técnicas de varias personas. No podría elegir un artista.

—¿Hay alguna pintura especial de la cual te haya costado desprenderte? ¿Por qué? 

—Sí, en la mayoría de mis pinturas dejo un montón de sentimientos, me es muy difícil vender algo que hice con mucho esfuerzo y dedicación. Si tengo que elegir un cuadro que vendí, elijo el de los Guns N’ Roses, ya que es mi banda favorita y lo hice con muchísima pasión, además de los cuadros que tengo colgados en mi casa que son para mi mamá y papá.

Foto: Lara produce un cuadro en su habitación, que se transforma en atelier cuando decide pintar.

—Tu último cuadro que publicaste en las redes sociales es de tu tamaño: alas con la dualidad de los opuestos en los colores. ¿Qué sentimientos y pensamientos tuyos hay en esa pintura? 

—Esta pintura fue un encargo que me hicieron. Si soy sincera, me cuesta más encontrarme con los cuadros que son por pedido. Al no ser mío, no ser algo que yo elegí, se me hizo muy difícil expresarme totalmente como me hubiera gustado. Esto me pasa a menudo cuando los cuadros son por encargo. Aún así, cuando los entrego me emociona la reacción que tiene la gente, siento que era lo que esperaban y eso es muy motivador.  

—Estamos pasando tiempos difíciles y particulares. ¿Afectó la pandemia tu proceso creativo? 

Sí, totalmente. Estuve toda la pandemia estudiando y sin tiempo, ya que el cursado virtual no ayuda mucho a entender temas complejos y es por esto que tenía que dedicarle más tiempo a la carrera. Solo pinte cuatro cuadros durante la pandemia. 

—¿Creés que se puede vivir del arte? 

Sí, siempre y cuando toda tu dedicación sea al arte y al estudio de la misma. 

CORTITAS Y AL PIE

¿Tres lugares que quisieras conocer? 

  • Londres 
  • Australia 
  • Alemania 

¿Tres temas que te preocupan de la actualidad? 

  • Influencia social 
  • Abuso sexual
  • La poca conexión con la naturaleza y con uno mismo

¿Tres cosas que te hagan feliz? 

  • Estudiar lo que me gusta
  • Poner mi música fuerte y bailar sola
  • Ver a las personas que quiero y me rodean día a día

 ¿Tres deseos?

  • Que nunca falte salud en mi familia
  • Poder lograr todo lo que me he propuesto
  • Ser siempre feliz 

En frente tuyo hay una niña llamada Lara. ¿A qué tres cosas le dirías que nunca renuncie? 

  • Que no renuncie a lo que cree que es capaz de hacer, así todos le digan que no puede hacerlo, que no renuncie, que siga adelante y sea constante. Solo ella puede poner el límite de lo que puede hacer o no. 
  • Que no renuncie a su esencia, que todos somos perfectos como somos y nadie es mejor que el otro, somos distintos y cada uno tiene su propia belleza interior. 
  • Que no renuncie a algo que no le sale, que haga todo lo contrario, que siga y siga hasta que se dé y salga como espera. El que tira la toalla nunca logra nada y nunca se supera a sí mismo, por no ser constante y perseverante.

¿Te gustó esta publicación?

¡Hacé clic en las estrellas para calificarla!

¡Lamentamos que esta publicación no te haya interesado!

¡Mejoremos esta publicación!

Decinos cómo podemos mejorar esta publicación.

3 comentarios sobre «Vendió su primer cuadro a los 10 años. Entre el arte pop y la medicina, la mirada sub-20 de la artista Lara Guerrero»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *