Talento digital: estas son las habilidades más requeridas para ser parte de la industria

Editorial MujeresHoy

Se estima que para el 2022, el 54% de la población mundial deberá adquirir nuevos conocimientos y habilidades para competir en el mundo laboral, según un informe realizado por el Institute For The Future.

Foto: Marisa Piñeiro, Gerente de Recursos Humanos en e.tres, líder en plataformas de comercio electrónico.

La acelerada digitalización que vivimos el año pasado permeó todas las esferas sociales. Se han visto modificadas las formas de trabajar, estudiar y consumir y, en este sentido, el canal online se ha convertido en el favorito del día a día de las personas. Las empresas han trabajado rápidamente en sus planes de transformación digital, y esto también ha impactado en el mercado laboral, que hoy requiere profesionales con diferentes habilidades para hacer frente al entorno dinámico en el que nos encontramos viviendo debido a la revolución digital. 

No sólo se requieren nuevos saberes técnicos, sino también un tipo de competencias fundamentales para afrontar esas tareas, las llamadas habilidades interpersonales: habilidades de relación, habilidades conductuales y de inteligencia emocional en su vida diaria marcan la diferencia en el desempeño profesional. Según un reciente estudio de Michael Page, las habilidades técnicas más demandadas en el ecosistema digital de Latinoamérica son el dominio de idiomas (60%), la capacidad para realizar análisis estadísticos (38%) y la gestión de base de datos (31%); y entre las habilidades interpersonales se valora el trabajo en equipo (46%), la resolución de conflictos (29%) y la comunicación efectiva (25%). 

Los mercados laborales están experimentando cambios a gran escala, y los profesionales deben trabajar en un cambio de mentalidad que les permita flexibilidad y apertura para adquirir y entrenar nuevas habilidades, las cuales les ofrecerán atractivas oportunidades en el ecosistema digital.

«Es importante destacar que todas las habilidades son perfectamente entrenables en la medida en que el individuo las identifique y esté dispuesto a desarrollarlas».

Las principales habilidades que se requieren en los profesionales que desean o buscan desarrollarse en la industria digital son:

Liderazgo y autogestión

Constantemente nos enfrentamos a retos de diferentes tipos, tanto de índole técnico como de coordinación de grupo. Si no estamos preparados para enfrentar estos cambios, fácilmente puede aparecer frustración personal, la cual disminuye el rendimiento y, adicionalmente, influye en la gestión y el clima en los equipos de trabajo.  

Pensamiento crítico

Resulta extremadamente valorado contar con la capacidad de resolver diferentes tipos de problemas. Encontrar y confrontar puntos de vista es una habilidad que también se relaciona con el liderazgo y la inteligencia emocional. También será un buen camino para encontrar soluciones creativas a los retos que se presentan en el entorno laboral. 

Empatía

Una de las claves en todas las relaciones humanas y, como parte de ellas, de las relaciones laborales, consiste en ponerse en el lugar del otro. Conocer cuáles son sus necesidades, gustos o qué problemas debe resolver nos dará pistas para crear nuevos productos o servicios en una sociedad cambiante y que vive diferentes contextos y realidades.

Trabajo en equipo y colaborativo

Escuchar ideas y pensamientos diferentes al propio será una habilidad fundamental en los trabajos que requieren las Industrias 4.0. Muchas veces, trabajar frente a una computadora portátil toda una jornada puede aislar a las personas. Pero, ¿qué sucede cuándo se involucran las ideas de todo un equipo? ¡Allí es donde aparecen los resultados esperados!

Creatividad 

Pensar creativamente, ser original y espontáneo es algo que se les facilita a muchas personas. Y, de cara a los empleos que se requieren en la Cuarta Revolución Industrial, tener la capacidad de innovar, desarrollar, implementar y comunicar nuevas ideas es un factor que marca la diferencia.

Comunicación efectiva

Iluminarse y que una idea brillante aparezca puede suceder en cualquier momento. Pero, ¿qué pasa si queremos desarrollarla? Siempre será importante tener esa capacidad para defender nuevos proyectos. Comprometerse con una meta e involucrar a un equipo de trabajo puede marcar la diferencia entre humanos y máquinas; este resulta un gran desafío que, muchas veces, resulta minimizado. 

Flexibilidad

Esta habilidad tiene un significado claro y de amplia aplicación; me gusta identificarla como la capacidad de los individuos para adaptarse con facilidad a las diversas circunstancias o distintas situaciones o necesidades. Pero no solamente se refiere a esta capacidad de adaptación, sino también al protocolo de flexibilidad laboral que necesitan las nuevas formas de conciliación, consiguiendo la mezcla ideal entre lo laboral y lo familiar, para así mejorar la calidad de vida de las personas. De esta manera tan (aparentemente) sencilla, las personas serán más felices y, por ende, más productivas. De hecho, la conciliación laboral y familiar es una de las tendencias empresariales actuales más buscadas.

Resolución de problemas

En términos sencillos, sería la capacidad para identificar un problema, tomar medidas lógicas para encontrar una solución deseada, y coordinar, supervisar y evaluar la implementación de tal solución. Es muy importante que los colaboradores de una organización no se paralicen ante la presentación de un problema, sino que, por el contrario, con la mente puesta en el objetivo, compartan y presenten el mismo con dos o más alternativas de soluciones propuestas para decidir e implementar.

Interculturalidad

Entendemos por interculturalidad a la interacción entre culturas; es el proceso de comunicación entre diferentes grupos humanos, con diferentes costumbres, siendo la característica fundamental «la horizontalidad» entre los mismos, es decir, que ningún grupo cultural está por encima de otro, y se promueve la igualdad, la integración y la convivencia armónica entre ellos. Si bien la interculturalidad está basada en el respeto a la diversidad, la integración y el crecimiento por igual de las culturas, no está libre de generar posibles conflictos, tanto por la adaptación o por el mismo proceso de aprender a respetar, pero con la diferencia de que estos conflictos se resolverán mediante el diálogo y escucha mutua, primando la horizontalidad del proceso y el consenso. Este mundo absolutamente globalizado hace de esta una habilidad clave a evaluar en las entrevistas.

Autonomía

La autonomía personal, ya sea moral o decisoria, es la capacidad del individuo para hacer elecciones, tomar decisiones y asumir las consecuencias de las mismas. Así mismo, se entiende como la capacidad tanto de controlar, afrontar y tomar, por propia iniciativa, decisiones personales acerca de cómo vivir de acuerdo con las normas y preferencias propias, como la de desarrollar las actividades básicas de la vida en sus distintos entornos. El concepto de autonomía hace referencia a la condición de aquel o aquello que, en determinados contextos, no tiene dependencia de nadie. Por eso la autonomía se asocia a la independencia y la libertad, y es sumamente importante para que el individuo autogestione sus proyectos personales dentro de las distintas organizaciones, que tome las riendas de su propio desarrollo y evolución.

¿Te gustó esta publicación?

¡Hacé clic en las estrellas para calificarla!

¡Lamentamos que esta publicación no te haya interesado!

¡Mejoremos esta publicación!

Decinos cómo podemos mejorar esta publicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *