Detrás de un gran autor hay (o debería haber) un gran corrector

Redacción MujeresHoy

El 27 de octubre de cada año se celebra el Día Internacional del Corrector de Textos, celebración instaurada en 2006 por la Fundación Litterae para exaltar la labor de todos aquellos profesionales que corrigen textos y cuidan el uso de la lengua. Se eligió esta fecha por ser el cumpleaños de Erasmo de Róterdam… peeeeeero Erasmo en realidad nació el 28 de octubre, no el 27. Entonces, ¿por qué se celebra un día antes? Enterate de esto y mucho más en la siguiente nota.

Ayer se celebró el Día Internacional de la Corrección de Textos, fecha declarada en honor del natalicio de Erasmo de Róterdam (1466-1536), humanista, filólogo, filósofo y teólogo holandés que también se dedicó a la corrección de textos. Si bien este nació un 28 de octubre, el filósofo e historiador neerlandés Johan Huizinga (1872-1945), quien escribió la biografía Erasmus, dice que el nacimiento fue el 27, porque en esa noche comenzaron las labores de parto.

Este distingo de Huizinga puede ser una errata o una ultracorrección, lo que viene como anillo al dedo para hacer referencia a esta disciplina que se encarga precisamente de corregir los textos y cuyo resultado final puede ser el error, la precisión o un texto ultracorregido donde el corrector siempre sabe más que sus autores y lleva las correcciones hasta los confines extremos de la cultura, como lo hizo Huizinga.

La corrección de textos es un oficio muy antiguo, que tiene su aparición ya a finales de la Edad Media, con el nacimiento de la imprenta. Erasmo, en los primeros tiempos de los textos impresos, ejerció la labor de corrector durante los años 1506 y 1509, cuando trabajó en la editorial más importante de Venecia, Italia.

Aunque hoy en día existen programas informáticos que revisan la ortografía, lo cierto es que la tarea del corrector de textos sigue siendo irreemplazable, ya que los programas de computación quedan limitados a la ortografía y no son capaces de controlar el estilo ni realizar ajustes significativos de un texto.

¿Qué labor lleva a cabo un corrector de estilo?

Según el escritor Ezra Pund (1185-1972), «Los buenos escritores son aquellos que conservan la eficiencia del lenguaje. Es decir, lo mantienen preciso, lo mantienen claro». Sin embargo, existen muy buenos escritores con pésima redacción, pero con un excelente corrector detrás de sus manuscritos que les garantiza un texto de calidad.

Un corrector de estilo no solo realiza una corrección ortotipográfica de un texto (es decir, señalar las faltas de ortografía y los posibles errores tipográficos), sino que también lo dota de claridad, concisión, uniformidad, cohesión y coherencia mediante la aplicación de reglas estilísticas y gramaticales que controlan los componentes principales del lenguaje (fonología, semántica, sintaxis, pragmática y léxico), además de una buena dosis de sentido estético y amor por la buena escritura.

Dado que el lenguaje es nuestro principal medio de comunicación, la corrección de textos no solo busca eliminar los defectos de un mensaje, sino mejorar de manera efectiva el mismo para alcanzar un mayor entendimiento entre las personas. Es por eso que la tarea del corrector tiene un espacio significativo en el ámbito editorial o de los medios de comunicación que buscan entregar productos acabados, precisos, limpios de fallas y que ostenten claridad ante el destinatario final. En las redes sociales como Twitter o Instagram, es muy popular la etiqueta #ponuncorrectorentuvida cada vez que se detectan fallas graves o graciosas en textos que circulan por Internet.

Un escrito sin errores es la marca que dota de prestigio a su autor y, en esto, el trabajo del corrector tiene una importancia capital, aunque, si hacen bien su trabajo, desaparecerá tras la sombra del autor, como si no hubiera existido nunca. Por ello este 27 de octubre, en honor a un gran corrector como lo fue Erasmo, celebramos (aunque sea en una fecha equivocada) la fundamental labor de quienes corrigen textos y cuidan el uso de la lengua, y realizamos este pequeño homenaje para visibilizarlos y agradecerles por tener siempre el lápiz afilado dispuestos a redibujar con precisión una obra de arte escrita.

¿Te gustó esta publicación?

¡Hacé clic en las estrellas para calificarla!

¡Lamentamos que esta publicación no te haya interesado!

¡Mejoremos esta publicación!

Decinos cómo podemos mejorar esta publicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *