Natalia Yubel: «En emprendedorismo, el trabajo en red es poderosísimo y abre muchas oportunidades»

Sole Huespe
Mano a mano con Natalia Yubel, directora de Promoción del Desarrollo Emprendedor de la Provincia de Córdoba.

Es cordobesa y su nombre es sinónimo de inspiración de emprendedores y emprendedoras. Hoy es directora general de Promoción del Desarrollo Emprendedor del gobierno de la provincia de Córdoba, pero antes trabajó como directora ejecutiva de la Fundación e+e y en Junior Achievement. Siempre estuvo vinculada a diferentes organizaciones que empoderan el emprendimiento.

—En Córdoba, Natalia Yubel es sinónimo de emprendedorismo, ¿cómo te queda ese rótulo? 

—Yo siento como si hiciera una vida entera que trabajo, que acompaño y me siento acompañada, que potencio y siento que me potencian los y las emprendedoras. Es algo mutuo, lo disfruto muchísimo, porque empecé hace mil años atrás en Junior Achievement, creando cultura emprendedora en niños y jóvenes. Y así fui tomando distintos caminos, siempre vinculados al emprendedorismo.

—Bien, te propongo que hagamos historia entonces. Arrancaste en Junior…

—En realidad, siempre digo que arranqué emprendiendo desde antes. Siempre cuento que mi primer emprendimiento ejerciendo como emprendedora fue de bastante joven, con tres socias. Hacíamos animación de fiestas de cumpleaños, y la característica más interesante es que mis socias tenían 8 años y yo 13. O sea, era muy temprano todo, nos divertíamos, compartíamos con niños, los invitábamos a un lugar que era nuestra casa, disfrutábamos una tarde y ganábamos nuestro dinero. Ya teníamos eso incorporado, así empezamos emprendiendo… Y unos años después, cuando ya tenía 20, empecé a trabajar en Junior, a crear cultura emprendedora en niños y jóvenes. Ahí estuve 8 años. 

—¿Después de Junior llegó e+e?

—¡Fíjate cómo son las cosas de la vida! Después de Junior, emprendí en un salón de fiestas infantiles de verdad, con mi mamá como socia. Lo tuvimos como 10 años, nos fue muy bien. Fue una experiencia de mucho aprendizaje y disfrutamos mucho y volví a estar en la piel del emprendedor de nuevo. Y cuando estaba muy encaminado y yo sentía que no era necesaria mi participación tan activa, empecé a extrañar esto que uno siempre dice que es el primer amor: estar desde el otro lado acompañando y potenciando emprendedores. Y ahí surgió la oportunidad de estar en e+e, que es una fundación que acompaña el desarrollo de emprendedores. Estuve otros 10 años, etapa que disfruté intensamente y aprendí un montón. Siempre digo que uno es por las experiencias que va viviendo, y esto de tener la oportunidad de compartir con tanta gente generosa que se decide a acompañar a emprendedores y da parte de su tiempo, de sus recursos, de sus saberes y talentos, también nutre mucho. Esto de tener mentores que creen en vos y que te potencian hace que uno naturalmente crea en los demás y potencia a los demás y se va dando un círculo virtuoso.  

—Estuviste allí 10 años hasta que llegó esta posición dentro del Ministerio de Promoción del Empleo y Economía Familiar…

—Si, estuve en e+e 10 años hasta que llegó este desafío de sumarme a la función pública. Función que asumí con mucho gusto, pero que me costó un montón. Soy de pensar mucho las cosas, pero una desde el primer momento sabe cuál es la decisión. Cuesta tomarla, cuesta hacer el proceso, incorporarla y verbalizarla, pero yo sabía que tenía que tomar otro camino. Necesitaba tomar nuevos desafíos y crecer desde otro lugar, pero vinculada a este camino de acompañar el emprendedorismo.

—¿Cuáles son las líneas activas en la que están trabajando dentro de Promoción de Desarrollo Emprendedor? 

—El año pasado, junto al gobernador y a la ministra Laura Jure, lanzamos un programa que se llama Córdoba Emprendedora. Es un programa que tiene como objetivo principal potenciar y consolidar la cultura emprendedora de nuestra provincia, acompañar y fortalecer a todos los emprendedores de todos los rubros, de distintas edades y distintos ámbitos. Todos tienen distintas necesidades. Se trabajan ejes que para nosotros son fundamentales y que hablan de la integralidad de este programa: trabajamos en la sensibilización, que tiene que ver con valoración del emprendedor y que se reconozca y se perciba como tal. Los emprendedores suelen tener muchos altibajos en su camino, porque ya sabemos que jugamos en cancha inclinada, con las características y el contexto que nos acompaña. Pero esto de estar acompañados y de tener una red es central. Y todo lo que tenga que ver con la sensibilización y la inspiración es muy importante y es el punto de partida. Pero eso solito no nos alcanza, necesitamos capacitación y herramientas de gestión para que nuestros emprendimientos sean empresas que generen dinero, que generen fuentes de trabajo y que generen riqueza social. Y sentirnos satisfechos con lo que estamos haciendo. Esto tiene que ir con un acompañamiento más personalizado aun, que implica el mentoreo, el apoyo técnico. Y también implica redes de vinculación que hacen al potenciamiento y visibilización de los emprendedores: brindar espacios donde se puedan mostrar, donde puedan hacer red, que es tan importante. La red es poderosísima y abre un montón de oportunidades. Y finalmente, y no menor, el financiamiento. Una cosa no quita la otra, y un emprendedor o emprendedora puede necesitar, seguramente, todas estas instancias en distintos momentos de su emprendimiento. 

Podés ver la entrevista completa a continuación.

¿Te gustó esta publicación?

¡Hacé clic en las estrellas para calificarla!

¡Lamentamos que esta publicación no te haya interesado!

¡Mejoremos esta publicación!

Decinos cómo podemos mejorar esta publicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *